Bruno Solari

Capítulo Siete

Buenos Aires, domingo 16 de abril de 2000

La corrida vertiginosa, el paso acelerado después del manoteo preciso y calculado durante tres viajes seguidos en el tiempo en los que me encontré con mis otros yo y tuvimos que mentir que éramos trillizos “monocigóticos”, como decía papá por ahí.

La mano transpirada y el miedo a que esos dos videos, esas dos cintas preciosas de los conciertos de River se me escapen de las manos. Nadie se dio cuenta cuando me mandé a la cabina. La remera de Staff PR River 2000 que saqué del Museo Propio de Mi Vida, Que Me Costó Vida; el lugar en el que papá guardaba todos los recuerdos (menos los videos, claro); me sirvió para manejarme sin problemas.

Mientras empujo ricoteros, agradezco al enfermo que se puso a meter púa en el medio de la gente la noche anterior. Ante cualquier escaramuza, todos se ponen paranoicos y comienzan a escapar, provocando que los plomos que me persiguen me pierdan de vista.

Es gracioso, pienso, durante el vértigo de la huída: el mismo roadie que me tuvo en brazos muchas veces durante ensayos, conciertos y grabaciones está a punto de atraparme otra vez, pero para reventarme a trompadas.

La puerta, la salida, el escape. Me fui, ya está es mío el material. No me agarraron, me subí a un taxi, me borré. Los de River ya están, faltan varios, pero cada vez menos.

Ir de a poco, de futuro a pasado es lo mejor: les puedo afanar todo y nunca se van a acordar de mí. Con esto papá no se va a volver loco. No va a decir “Holaaaa”, cada tres temas (como pasaba en los últimos conciertos), no va a intentar hacer su clásica vueltita en cada canción y necesitar un asistente que lo ayude con su dolor de espaldas.

No, se va a dar cuenta antes de que ya no puede hacer eso.

Publicado en la revista Rock Salta Nº8, en el mes de diciembre de 2011

Seguí leyendo

Capítulo Diez

Federico Anzardi

Capítulo Ocho

Federico Anzardi

Capítulo Tres

Federico Anzardi