Coberturas

Personal Fest Verano ’16: Dame pasión

Una sana costumbre del verano el festival desembarcó, una vez más, a lo grande en Salta. Treinta mil personas disfrutaron de una jornada repleta de rock, juegos interactivos y youtubers. 

Fotos gentileza de Carolina Vera

Como si los festejos por el carnaval se hubiesen extendido por 24 horas más, el Personal Fest, en su edición XI, se desplegó nuevamente en los verdes descampados del Centro de Convenciones para concentrar, durante unas seis horas, a más de treinta mil personas que vivieron en carne propia el reencuentro con Bersuit Vergarabat y Eruca Sativa, los números principales, además de los diferentes sectores que se habilitaron a lo largo de todo el predio donde abundaron los regalos y premios a través de juegos y sorteos interactivos. La cuota local estuvo a cargo de Tu Hermana, los recién graduados de la escena rockera salteña. También, las estrellitas de YouTube se encargaron de mantener el ritmo de la gente.

pf-hna

Sólo un bosquejo. Lamentablemente no se pudo disfrutar más de la puesta en escena preparada por los salteños de Tu Hermana, el cuarteto conformado por Lisandro Arranz (voz, guitarra), Zeta Rodríguez (bajo, coros), Pablo Gorostiague (teclados, coros) y Sergio Bertuzzi (batería), que resultó finalista y ganador del corto certamen de bandas que se organizó días antes para ganarse un lugarcito en el escenario principal. Puntuales, bajo la sombra de una hermosa puesta del sol, inauguraron la jornada y supieron mostrar cómo navegar entre las ramas delicadas del pop/rock y el laberinto indie con algunas pizcas del dance. Afortunadamente, el público que fue ingresando temprano no fue escaso y los salteños (que se encuentran trabajando un puñado de doce canciones para su primer disco) tuvieron su pequeña, pero merecida, muestra dentro del festival. Lo que siguió fueron casi sesenta minutos con las actuaciones de Ignacio Buiatti (en plan DJ) y Magnus Mefisto (de Much Music): los youtubers que consolaron a los más jóvenes presentes en el predio con música tirada desde una bandeja y un poco de rap sobre pistas disparadas desde una Mac.

En lo que fue su tercer show en Salta, Eruca Sativa repasó a grandes rasgos algunos momentos de su corta, variada y potente discografía hasta el momento: el comienzo furioso del riff de “Fuera o más allá” fue el puntapié inicial de una lista de temas que tuvo de todo tanto para el fanático como para el que por primera vez las veía sobre el escenario. Del pogo traducido en “Queloquepasa-Desdobla”, pasando por la reversión de ése primer amor beatle en “Eleanor Rigby” y la calma elèctrica de “Antes que vuelva a caer” o “Amor Ausente” hasta llegar al experimento techie bautizado como “Nada salvaje”, el inminente presente del grupo que viene a resumir, en declaración de la guitarrista y cantante Lula Bertoldi a Rock Salta, “lo que andábamos haciendo dentro del estudio durante el parate que tuvimos el año pasado por nuestro embarazo. No sabemos si formará parte del nuevo disco que editaremos este año, pero es la muestra de lo que está ocurriendo”.

pf-er

El cierre, tras varios minutos de demora, de Bersuit Vergarabat fue directo y, casi sin interrupciones, un knock out al más nostálgico. La seguidilla de himnos del arranque con “El tiempo no para”, “Perro amor explota” y “La argentinidad al palo” provocó el aplauso y canto a coro por todo el público. Lo que siguió no se lo esperó nadie: la resurrección de “La vida boba”, una gema oculta editada hace dieciséis años en Hijos del Culo; el regalo perfecto para el fanático más fiel. Desde la refundación del grupo con los discos La Revuelta, El Baile Interior y el recién sacado del horno La Nube Rosa rescataron sólo los temas que gozaron de mayor popularidad. Así pasaron “Para bailar”, “Cuatro vientos” (dedicada a todas las madres), “Me voy”. “Que hable de vos”, el corte difusión de La Nube Rosa se complementó con “Cárcel, hospital o muerte”, interpretada por Tito Verenzuela. Este disco representa, para la banda,”lo mejor que hicimos desde La Argentinidad Al Palo. Supera a ‘Laten Bolas’, el signo de pregunta, La Revuelta y El Baile Interior. Creo que aquí metimos el rock que no hacíamos desde hace mucho tiempo. Tiene todo lo que nos gusta”. Es la segunda presentación que Bersuit hace en Salta sin la presencia de Osky Righi: “El se fue desconectando de la banda desde hace un tiempo. Una decisión que nos duele pero la aceptamos. Ya pasamos por otra partida y lo sabemos superar. Por algo estamos hoy acá, con nuevo disco”.

pf-bv

Con “Vuelos”, el tecladista Juan Subirá sobre el escenario dedicó el momento a las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, “específicamente a Estela de Carlotto”. Antes de “Sr. Cobranza”, la oda al cambio de época, el vocalista Cóndor Sbarbati dijo al micrófono: “Volver a cantar estas canciones con el mismo significado, lamentablemente”. Y es que Bersuit es uno de los pocos grupos argentinos sobrevivientes de lo que nos dejó la década del noventa: las canciones que nacieron en ésa época son un retrato de lo que ocurría a nivel social.

“Volvió el neoliberalismo”, le dijo Bersuit a Rock Salta minutos antes de subir a tocar. “Tenemos a trescientas personas gritando en las calles que les paguen el sueldo y rogando que no les quiten el laburo. Y nosotros tenemos muchas canciones que recobran un significado. Empezó la resistencia”. La lista de temas continuó reviviendo clásicos bersuiteros de toda época, invocando a “La soledad”, “Espíritu de esta selva”, “Desconexion sideral”, “El viejo de arriba” y las potentes, con distintos grados de intensidad, “La bolsa” y “Un pacto” (esta última agregada por pedido del público) sonando como cierre de un día de festival que más de uno deseará repetir. Hasta el próximo verano.

Seguí leyendo

“Malón volvió para sumar”

Eduardo Pece

Festipez

Federico Anzardi

Un día iban a volver los setenta

Diego Maita L.