Entrevistas

Ella Es Tan Cargosa

ella es tan cargosa

Luego de los incidentes en el escenario del Rock del Valle, donde se pelearon con la organización, la banda dialogó con el enviado de RS al Festival.

“Yo ahora quiero cobrar, porque puteamos mucho”

A los diez minutos de que Ella Es Tan Cargosa se bajara del escenario a las puteadas, mientras la gente de prensa del festival no sabía aún si el grupo daría una conferencia de prensa – ¿para evitar más insultos?- y antes de que el cantante de una importante banda dijera “son unos boludos, hace dos años que están, que se la banquen”; el cantante del grupo, Rodrigo Monigot se descargó con Rock Salta.

¿Qué pasó?

En el camarín nos mandan la planilla diciendo que teníamos una hora de show. Entonces armamos la lista de temas y preparamos catorce. La idea era tocar doce y dejar dos como opcionales.
Cuando subimos al escenario, después de estar dos horas en el camarín, nos dicen que teníamos sólo 35 minutos. Entonces tuvimos que rearmar la lista arriba del escenario. A mí no me parece mal algo así, porque siempre en los festivales se desorganiza todo y hay quilombo. Pero que pasen por el camarín y nos avisen antes. Porque uno arriba del escenario no calcula el tiempo que lleva. Entonces no nos podemos poner a sumar cuánto dura cada tema.

¿Qué hicieron entonces, después de enterarse?

Empezamos a bajar temas y cuando quisimos hacer el último no nos dejaron seguir cuatro minutos más. Justo cuando la gente estaba contenta, escuchando. Entonces, no sólo pierdo yo, sino también los que vienen a ver tres o cuatro temas tuyos.

¿Habían tenido experiencias similares?

Nunca nos pasó algo así. Los Karamelo Santo, que son divinos y tienen mucha más ruta que nosotros, nos dijeron que nos acostumbremos, que siempre es un pijazo tras otro y que no nos calentemos. Ya se nos pasó, pero encima tenés un boludo ahí arriba del escenario que medio te torea… ¿y qué vas a hacer? ¿te vas a agarrar a piñas arriba del escenario con un boludo? No, ya está. Yo quiero cobrar ahora, porque puteamos mucho (risas). Pero la verdad es que nosotros no pedimos un piano blanco en el escenario o alfombra de leopardo. Vinimos a tocar. Incluso si nos bajan de una hora a cuarenta minutos, está todo bien. Pero que nos avisen mejor. Una lástima porque el lugar es precioso, la gente respondió. Pero ya está. Hay que curtirse.

Cambiando un poco de tema, ustedes están en esa fina línea que separa el rock de la canción pop. ¿Es lo que ustedes están buscando?

A nosotros nos gustan mucho las canciones y nos gusta mucho el rock. Si te digo que tenemos propuesta marketinera, no me voy a hacer el purista, porque siempre hay dudas. Pero en realidad, nuestra preocupación es hacer lindas melodías con buenas letras y tratar de grabarlas bien. No hay otro objetivo.
Nosotros somos cancioneros desde el 2001. Si venías en esa época nos ibas a ver haciendo lo mismo.

Ya desde el nombre marcan un camino…

El nombre es muy beatle, y las melodías… Somos tipos que nos criamos en una época en que había educación pública fuerte, donde Seru Giran era la música de moda entre los adolescentes, donde Spinetta con un disco como Kamikaze hacía varios Obras. Donde venía a tocar Pat Metheny y hacía tres o cuatro Obras. Formamos parte de esa época. De Led Zeppelin, Queen, Dylan. Entonces, estamos formados por una matriz que nos condiciona artísticamente. No nos vamos a abrir al reggae o al ska porque no es lo nuestro.

De todos modos, eso que se perdió un poco volvió con Estelares, Tipitos o Calamaro.

Para mí no se fue. Se fue de las radios, pero siempre estuvo.

Volvió a popularizarse.

Exacto, porque las modas van y vienen. Hoy el reggae explota en todos lados y mañana será el ska y pasado será el tango. Yo vi la movida de blues en Buenos Aires a mediados de los noventa. Y pasó.

Para terminar, ¿reafirman la frase “festival de mierda hecho por gente de mierda”, o lo desmienten totalmente?

No, no… hace diez años que estamos con la banda y estas cosas siempre molestaron. Cuando no sos nadie, cuando sos alguito como nosotros, cuando sos Fito Páez. Siempre molesta. Insisto: nosotros no tuvimos exigencias. Vinimos a tocar, que es nuestro laburo, y cuando te cortan tu laburo te enojás.

A los pocos minutos de la charla con RS, los músicos del grupo más los organizadores dieron una conferencia de prensa en conjunto, donde se suponía que se pedirían disculpas mutuamente y aclararían las cosas. Pero las caras de culo evidenciaban otra cosa, al punto que se pusieron a discutir –sin puteadas, civilizadamente- ahí mismo, haciendo notar que ninguna de las dos partes estaba conforme y que seguían más calientes que el Diego cuando los italianos silbaron el Himno en el Mundial 90. Hasta alguna integrante de prensa estaba nerviosa, pidiéndole a algún periodista que no pregunte más sobre el tema.

 
Para ROCK SALTA. Federico Anzardi[email protected]

Seguí leyendo

CJS no toca en Cosquín

Redacción

Daffunchio en RS Radio

Redacción

Los Natas

Redacción