Libros

Estabas ahí, de Tony López

El libro repasa la historia de Perro Ciego, la banda más importante de Salta.

¿Cuántas bandas del rock argentino se mantienen activas después de 31 años sin interrupciones? No sé, pero se me ocurren dos. Una es La Renga. La otra es de consumo local y con ella nos quedaremos: Perro Ciego, el grupo más importante de la escena de Salta. En Estabas ahí, Tony López repasa su historia.

El libro apareció en 2015 a través del Fondo Editorial de la Provincia. De inmediato atrae por dos características: tiene un formato cuadrado, como si fuera el sobre de un vinilo pequeño, y su portada está ilustrada por Rocambole, autor de las tapas de los discos de Patricio Rey.

En su interior, Estabas ahí sumerge al lector en una historia de sacrificio constante, un empezar de nuevo todos los días. Muestra cómo es formar parte de un proyecto artístico libre que va más allá de las pretensiones comerciales. Ninguna canción se compone para sonar en las radios porque en los medios de Salta casi no suena el rock salteño. No hay estrategias para llenar recintos porque en Salta el público es poco. El libro, de alguna manera, muestra la vida cotidiana de todas las bandas de las provincias argentinas que se mantienen alejadas de la lupa de los medios más importantes. Músicos que hasta hace algunos años ni siquiera figuraban en la historia oficial del rock de este país.

El libro tiene un gran trabajo de archivo y muestra un recorrido que en lo artístico siempre fue de menos a más, aún en el momento más triste de la banda tras la muerte de Federico Acosta, uno de sus cantantes. Hoy Perro Ciego es un referente infaltable de la música popular de Salta. Hablamos con Tony López sobre el grupo, el rock de la región y sus próximos proyectos.

– Sacaste el libro cuando Perro tenía dos discos menos que ahora. Hoy la banda sigue adelante. ¿Te gustaría agregar capítulos dentro de algunos años?
– Es una posibilidad que anda dando vueltas. Perro es una banda que sigue concretando proyectos y tienen cuerda para rato, por no decir que no me imagino que algún día se separen. Y ya van 31 años, la banda es parte importante del corazón de los muchachos.

– En el prólogo del libro decís que la calidad de las canciones de Perro Ciego es superior a la de algunas bandas de Buenos Aires que lograron éxito comercial. ¿Qué otros grupos del norte o de alguna provincia merecen un reconocimiento parecido?
– En el norte tenemos varias bandas referentes con un laburo incansable de mantener a flote cada proyecto artístico. Al estar tantos años en esto, tengo la posibilidad de estar mucho en contacto con muchos músicos. En Tucumán por ejemplo están los Karma Sudaca, que en sus discos tienen muchas buenas canciones. Skaraway es otra banda que me encanta. En Jujuy, La Yugular es fantástica, y llevan más de quince años peleándola.

– ¿Por qué el rock salteño todavía parece un invitado externo a la hora de pensar la cultura de la provincia desde la mayoría de los medios y el Estado?
– Porque el conservadurismo a todo nivel que hay aquí, y el cual muchos enarbolan con orgullo, no permite una visión más amplia e inclusiva de la cuestión cultural y puntualmente del rock. Salvo algunas iniciativas excepcionales en diferentes momentos, no veo que esto cambie en el corto ni en el mediano plazo. Y te aseguro que hoy en día que el rock, en materia compositiva, es mucho más rico de lo que en estos momentos se produce en materia de folclore. Allí veo como una matriz musical, desde hace 25 años, más o menos, que la gran mayoría de los grupos quiere seguir, y con eso basta .

– Ya anunciaste que estás trabajando en Remando en la arena, un libro sobre el rock salteño de los 80. ¿Nos podés contar cómo viene ese proyecto y por qué elegiste desarrollarlo?
– Sí, es un proyecto anterior al libro de Perro Ciego. Se va armando de a poquito. En los 80 me sumergí de lleno al rock argentino, ya que desde mediados de los 80 hubo literalmente una explosión de bandas y se editaron muchísimos discos. Con epicentro en Buenos Aires, AMBA que le dicen ahora. Eso repercutió en todo el país. Y aquí en Salta surgieron muchas bandas de pop rock, algunas de toques reggae, metal. Por nombrar algunas: Tren Fantasma, Portero Eléctrico, La Máquina del Tiempo, Gama, Control Remoto, Paquidermo, Azor, La Pirámide y muchas más. Era adolescente y estaba en modo esponja musicalmente, absorbía todo lo que pasaba cerca. A algunas las pude ver en vivo, pasa que me fui a vivir a Cafayate unos años y me perdí muchas cosas. Ya de regreso, en los 90, me involucré de manera activa a eso de difundir por medio de algunos proyectos radiales. El libro tiene más de treinta testimonios de músicos de esa época y mucho laburo de archivo. Desde hace un par de años ya están las piezas, falta que me ponga las pilas y darle forma definitiva. Como que me hace falta un clic emocional para hacerlo de un tirón a todo. De tapa tendrá nuevamente el aporte artístico de mi amigo, el maestro Rocambole, e imagino que puede ser de un impacto muy fuerte cuando se edite.

Seguí leyendo

Nuevo disco pastillero

Redacción

Perro Ciego en Jujuy

Redacción

M.I.A.S ninguneados

Redacción