gardenia
Coberturas

Gardenia en el ciclo M.I.A.S

gardenia

El Ciclo M.I.A.S se está convirtiendo, poco a poco, en un lugar clásico para escuchar rock (con un sonido que zafe) en la capital. RS estuvo presente en una nueva fecha y te lo cuenta.

Texto: Fabián Gleyzer (especial para Rock Salta) | Fotos: Eduardo Pece- [email protected]

El viernes 7 en la Sala Mecano de la Casa de la Cultura, Gardenia y Brothers and the Ego fueron las encargadas de ofrecer una noche cargada de guitarras distorsionadas y flashes psicodélicos.

Comenzó impuntual. Pasadas las 22:30 largó Brothers and the Ego con un punk juvenil influenciado por Green Day o cercano a Blink 182 que sonó un poco desprolijo. Entretanto cada vez más gente iba llenando la sala, y lentamente la cita iba tomando mayor fisonomía. Aunque faltaban luces y, tal vez, una pantalla más grande, el lugar mantenía un clima cálido: el público sentado en el piso y los músicos casi al lado de ellos (onda intimo-interactivo).

brothers and the ego

A las once y media la joyita del rock local comenzó a tocar. Los Gardenia repasaron durante menos de una hora temas de su LP Invocación a los Pájaros, del DVD UMMO y adelantaron un par de canciones nuevas. Sonaron, en el primer tramo del set, “Viento y viajar”, “Mil veces”, “Donde el mar”, y estrenaron “Acuario”: un tema con influencias de The Mars Volta.

Para el final quedaron “Un punto azul” (de UMMO) y “Nace”, otra canción inédita que presentaron en los recitales de este año. Pese a que algunos esperaban que la banda siguiera, rápidamente, Iván Luis dio las gracias a los que se habían quedado hasta el final (muchos se fueron en los primeros veinte minutos del show) y todo se diluyó sin mucha mística.

Gardenia toma la punta en la escena rock ascendente, además es el que mas rápido gusta a la incipiente crítica especializada. No están atados a estructuras; sino más bien, sus canciones suenan como cuidadas melodías extendidas y contundentes distorsiones catárticas con letras alejadas de cualquier compromiso. El grupo nada por las aguas del rock progresivo y se desplaza hacia tintes psicodélicos sin prejuicios. Y cumple con el inusual profesionalismo en la escena local.

A destacar: el viernes, la voz se diluyó con el efecto eco utilizado; el sonidista en vivo al parecer no se percató. Además, la impuntualidad naturalizada de los recitales de rock y la humorada de Iván Luis al compararse con el cantante de Mi Karma González.

Seguí leyendo

Lo que Kevin nos dejó

Eduardo Pece

Más shows en Obras

Redacción

LCKM estrenó video

Redacción