Entrevistas

Osvaldo Frascino

osvaldo frascino

El “Bocón” Frascino, integrante de Pescado Rabioso, fue ovacionado en el Vélez de Spinetta. Habla de su vida, de los años en un psiquiátrico y de su guitarra.

Tu solo de viola en Me gusta ese tajo levantó a la gente, ¿sabías?”

“¿En serio?”

“En serio”.

“Lástima que se haya terminado y tengamos que volver a la vida de siempre, ¿no?”.

(Diálogo con Osvaldo Bocón Frascino en la trastienda post recital de Spinetta en Vélez. 5/12/09, 3.50 AM)

“Lo llamé por teléfono a Luis Alberto cuando me enteré del show. Hacía once años que no nos hablábamos. Me dijo: ‘Bocón, me ganaste de mano, ya te estaba por pegar un tubazo'”.

Si te dan ganas de abrazar al Bocón, hacelo y preparate para que su cara te encandile de felicidad. Lo ves llegar desde el Oeste con su bolsito y su hippismo en el pelo. El militante del rock nacional sabe, no hace falta; pero si es tu primer día en el mundo con él, no te preocupes: Bocón, como casi todo el rock nacional, no tuvo noción de posteridad así que te va a contar todo con pelos y señales.

¿Qué pasó en todo estos años? ¿Dónde estuvo?

Solo de monólogo y de soledad para los que volvimos a tener noticias suyas hace poco más de un mes cuando Spinetta lo presentó ilustremente en su reunión con las bandas eternas.

Bocón Frascino fue el bajista del disco Desatormentándonos, autor de Dulce 3 Nocturno y dejó a Spinetta para empezar, sin desearlo, una de esas procesiones que lastiman. La vida que alcanzaría a Celeste Carballo primero pasó por lo del Bocón. Y lo abdujo. Su historia es un borrador en primera persona donde la juventud se autocelebra con la saña que obliga a empezar una y otra vez.

A) “Yo compongo desde siempre. Es lo que hago en Engranaje (¡su grupo desde la década del 60!) y toco guitarra. Black Amaya me lleva a Pescado Rabioso. Ahí lo conozco al Flaco Spinetta. Black y yo veníamos haciendo la base musical de Pappo en la etapa embrionaria de Pappo’s Blues. Pero me quedé con Luis porque era más serio para laburar. En Pescado perdía mi contacto con la guitarra, pero me aseguraba algo grosso”.

B)”Grabé un disco y me fui porque me estaba atrasando con mi instrumento. No soy uno de esos músicos que tocan cualquier cosa; soy un amante de la guitarra. Pescado se estaba metiendo con algo demasiado íntimo para mí”.

C)”No toqué nunca más el bajo. Me lo descolgué después de irme de Pescado y nunca más. Por eso siempre me pareció absolutamente imposible volver a juntar al grupo. Y ahora, además, hay cada bajista impresionante… ¿Lo tenés a Guillermo Vadalá?

D)”Con un grupo que se llamó Sacramento grabamos un disco en el 72, 73. Nunca salió. Si hubiera salido, cambiaba mi vida. Yo entré como guitarrista y nos contrataron de RCA. Grabamos en 12 canales. Ninguna banda de rock había grabado así hasta ese momento. Ciro (Fogliatta) estaba muy rayado y quería irse a España. Cuando él se fue dejaron de apoyar el proyecto. Básicamente era el grupo de Ciro y de Alfredo Toth, un grupo de dos ex Gatos”.

La historia del Bocón empezó a evaporarse. Lo que sigue tiene de todo menos estribillo.

E)”Así fui perdiendo el lugar que tenía en el rock. Tres años parado, en esa época, era una eternidad. Con Engranaje no lográbamos una formación concreta. Quedé muy rezagado. Hoy voy a los boliches y a mí no me reconoce nadie. Digo lo de Pescado . nada”.

Engranaje es mitad grupo, mitad obsesión. Bocón apuesta a su banda desde siempre. Hace poco Ricardo Soulé (Vox Dei) contó en una entrevista que en sus comienzos escuchaba a Engranaje. “Lo escuché. Yo vi el debut de Vox Dei. En esa época estaban Manal y Almendra. Los Abuelos originales ya se habían separado y Engranaje era la banda que había formado Pappo después de los Abuelos. Pero Pappo se terminó abriendo y se convirtió en mi grupo”.

F)”Sin laburo fijo como músico, fui a parar a lo que era ENTEL. Terminaron dándome la jubilación por invalidez. Me agarró un ataque de locura y casi rompo la mesa de pruebas. Yo tenía que atender a los revisadores. De entrada me encerraron en un loquero. Dos años … Lo que yo pensaba de la música, imaginate, y estaba con esa gente, los revisadores. Me internaron y me mataron a pasta. Después pasé por otras clínicas psiquiátricas. Y me jodieron … yo sé que me jodieron. En esa época no había tratamientos para drogadictos. Fui como Tanguito, sólo me faltó el electroshock”.

Zafó, dice, si no la película la hacían con él. “Cuando estuve internado no vi a nadie. Los músicos no llamaron, me la pasé solo”. Un día salió y y volvió a encerrarse. “Tanto tiempo sin tocar que me agarró otro raye. Llegué a tocar días enteros. Me molestaba que me vinieran a decir algo. Todo el tiempo con la viola. Me salvó criar a un gatito que había encontrado en la calle. Estaba con la guitarra y el gato. Viví así no sé cuántos años”.

G) “En el 98 volví a grabar. Desde entonces saqué Tu hostilidad y Conservando la especie. Traté de consolidar mi formación de trío porque me conviene para trabajar: en el coche entra el que maneja y dos más. Con una banda a pleno hay que tener dos autos.

H)”Estoy agradecido al Flaco y al público por lo de Vélez. Desde que había dejado de tocar con Pescado nunca más había tenido contacto con la gente”.

 
Fuente: Clarín

Seguí leyendo

Charly, el Siempreterno

Federico Anzardi

Cocinando éxitos

Eduardo Pece

Vastas soledades

Federico Anzardi