Noticias

Algún Rayo

Esta semana se dió a conocer la tapa del nuevo trabajo de La Renga, Algún Rayo. En la revista Rolling Stone salió la crítica al disco. RS te la muestra.

Como te adelantamos hace unos días, el nuevo disco de La Renga se llamará Algún Rayo y, según se especula, saldría a la venta el Miércoles 17 del corriente.

Algún Rayo se presentará el Sábado 18 de Diciembre en el Camping Municipal del Parque Alem (Rosario). La entrada saldrá $100 y vendrá con el disco de regalo. De esta manera se podrán conseguir las entradas para las 10 o 12 fechas que la banda hará hasta Junio, presentando este nuevo material.

 
Durante el mes de Junio, la banda se presentaría en la ciudad de Tucumán, cerrando la Gira presentación del disco.

En unos días, saldrá a la luz el primer corte de difusión (sería Algún Rayo), y comenzará a rotar en las radios de todo el país. 

La crítica

Algún rayo – La Renga Discos
POR HUMPHREY INZlLLORolling Stone

Ahí va el capitán Chizzo por el espacio: un banquete, quimico, épico y cósmico.

¡Abrochense los cinturones, mis rengueros! y bienvenidos a una odisea galáctica made in Ezeiza, porque fue allí, en la quinta a la que el grupo de Mataderos trasladó su cuartel central, donde se perpetró el disco más conceptual en las dos décadas de historia de La Renga. ¡Y sin la ayuda de la NASA! Si bien Gustavo “Chizzo” Nápoli, compositor de La Renga, ya había aportado su cosmovisión universal desde la perspectiva barrial (La esquina del infinito, 2000), y hasta la temática galáctica (“Dementes en el espacio”, de Detonador de sueños, 2003), en Algún rayo abreva en un imaginario astral del rock nacional que se vincula con los “Gabinetes espaciales” de Almendra, con la mística religiosa de Vox Dei (La Biblia) y con la excursión futurista del Ultimo bondi a Finisterre de los Redondos. Pero también remite a Carl Sagan, Ray Bradbury, Cormac McCarthy (el paisaje arrasado por la catástrofe ambiental) y hasta a Jorge Luis Borges.

El nuevo eslabón en la obra del grupo de Mataderos es químico y cósmico, épico y romántico,
poderoso y demencial. Ahí va el capitán Chizzo por el espacio … Algún rayo propone una innovación en el mercado discográfico. Replicando el modelo del EP Documento único (2002), que entregaron en su primer show en el estadio de River, el nuevo disco de La Renga se podrá conseguir exclusivamente junto con la entrada a alguno de los nueve shows con los que el grupo planea presentarlo en los próximos meses.

Algún rayo pide a gritos, también, su edición en vinilo. Porque su sonido explosivo, deudor del hard rock en sus formas más clásicas, puede entenderse como un homenaje a ese formato. La Renga se decide a sonar vintage, pero sin resignar volumen ni densidad de sonido. Es un power trío que alcanza una sinergia colosal, y que salvo en una canción (la brillante “Cristal de zirco'” abandona cualquier tipo de vientos y demás accesorios sonoros. Los hermanos Iglesias (el “Tanque” en batería, el “Tete” en bajo) se potencian en un tándem que aporta una sólida base para que el Chizzo entregue algunos de los solos más inspirados de su vida.

Como el de “Destino Ciudad Furia”, sobre un colchón filoso, galopante up-tempo, y una imagen apocalíptica con aroma a azufre, alcance las notas más altas de su guitarra. La Renga suena como Pappo’s Blues al cuadrado, prepotencia rockera potenciada. Y el riff contundente de “Algún rayo” parece disputarle a Divididos el mote de Aplanadora. “Dioses
de terciopelo” es un blues de amor eterno construido sobre polvo de estrellas y un estribillo épico, detonador de corazones. Y “Canibalismo galáctico”, el tema que abre el disco, es un anticipo elocuente de lo que vendrá: un gran banquete espacial, con “semillas de plástico para los campos de nylon”.

Nacho Smilari, mítico guitarrista de La Cueva, líder del grupo Cuero y colaborador de Vox Dei, nuevo vecino del grupo, aporta un punteo en “Poder”, otro de los puntos altos del álbum, con una letra que alude a un ritual cósmico. (Todas las canciones, salvo “Disfrazado de amigo”, remiten al cosmos, a las estrellas, a la tabla periódica de los elementos o a una construcción del futuro en clave ciencia-ficción; el hilo conductor de un trabajo conceptual que podría ser una ópera-rock.)

“Cristal de zirconio” se destaca por su originalidad, porque rompe con la dinámica delpower trío y suma a Manu Varela en un solo de saxo con ecos de free jazz, la conjunción de estos
elementos da como resultado el tema más experimental de Algún rayo. Es un ejercicio de rock progresivo con el que La Renga pasa a una nueva dimensión sonora. “El Apocalipsis llega hasta tu puerta! Y el ser que te está soñando, pronto despertará”, relata el Chízzo
en una letra que sorprende en un auspicioso guiño borgiano.

Por sus imágenes apocalípticas y sombrías, Algún rayo podría ser un disco desolador. Pero allí está “Inventa un mañana”, o esa especie de rayo de sol que le abre la puerta a la esperanza, en clave do it yourself, el vozarrón del Chizzo propone: “Inventa un mañana, que no sea ayer”. Y su vozarrón se vuelve épico, romántico y arengador.

Seguí leyendo

Mavirock 22: Alma de Diamante

Eduardo Pece

Skay Beilinson

Redacción

La Renga adelantó su disco

Eduardo Pece