Bruno Solari

Capítulo Nueve

Buenos Aires, sábado 24 de agosto de 1985

“Papá, papá, no me dejés acá”, gritaba en el medio del sueño del pogo interminable: una marea humana que seguía y seguía. Papá se escapaba de la gente y toda la multitud iba tras él para tratar de tocarlo. Su fobia era tan grande que se olvidaba de mí, que era apenas un niño. Se olvidaba de todo y salía corriendo. Se iba, para siempre.

El sueño recurrente donde a mi viejo lo persiguen hordas de desangelados ávidos de un autógrafo o una foto es realmente torturante. Si uno no fuera un velador que se apaga y chau; si el infierno existiera, el castigo divino para papá sería mandar saludos a personas desconocidas a través de la cámara de infinitos celulares.

En sus últimos momentos, cuando yo ya había planeado viajar en el tiempo para recuperar los videos e intentar salvarlo; tuvo un rapto de lucidez en la que me confesó que esa popularidad fue la que lo volvió definitivamente loco.

En estos viajes en los que pude ver de cerca y en persona ese colapso, esa presión por la fama; me di cuenta de que quizás recuperar los videos no sea la solución. Quizás tenga que hacer algo más drástico aún, secuestrarlo, llevarlo lejos y que nunca suceda nada de lo que lo volvió loco.

Lo inquietante es que si altero su curso de vida a través del tiempo, si cambio totalmente su destino; mi propia existencia será una paradoja que no podrá ser sostenida sin detalles fundamentales en la existencia de papá, como conocerla a mamá, por ejemplo.

Las situaciones de mi vida me han traído hasta aquí. La senda de los años está a punto de desafiar mi lugar en el mundo. ¿Qué diferencia hay entre morir y no haber existido nunca, si uno puede darse cuenta y recordar todo lo que realizó en menos de cuarenta años?

Me tengo que ir, voy empezar a provocar acoples en el concierto, para poder distraerlo a papá y tratar de llevármelo. Así se hará.

Publicado en la revista Rock Salta Nº10, en el mes de junio de 2012

Seguí leyendo

Capítulo Ocho

Federico Anzardi

Capítulo Cinco

Federico Anzardi

Capítulo Doce

Federico Anzardi