Noticias

Noche Grotesca

CalmaNiño presenta este sábado su nuevo disco. En una entrevista que dieron para la revista La Imberbe, repasan tema por tema.

Las entradas para el show de este sábado 21 de julio en El Teatrino se encuentran a la venta en Atípiko (San Martín y Buenos Aires, local 6), Chaco (Córdoba 235), y Coly Luthier (Mitre 274, local 11 y 12). El valor es de sólo $40 y vienen con el disco de regalo. Cabe recordar que la capacidad del lugar es limitada y que posiblemente se agoten antes del día del show.

La banda, a través de su cantante Gnomo Sagar, brindó una entrevista a la revista tucumana La Imberbe, dirigida por Mario Tapia y que desde hace años refleja la movida del rock y la cultura del NOA. A continuación, extraemos la parte donde explican el significado de cada tema de Grotesco.

Preludio/Herejes y paganos: El preludio es el comienzo del segundo track. Es una sola canción dividida porque hay una diferencia de matices, como para que comience y a la hora de escuchar el segundo tema, puedas hacerlo sin necesidad de pasar por el principio.
“Herejes y paganos” era la canción con la que teníamos que abrir, porque esa era la idea del disco, queríamos que el disco suene así, a eso. Ese era el concepto del disco. Después nos fuimos dando otros gustos. Si bien yo soy ateo, me encanta la fábula religiosa en general, no solamente la católica. Como cuento de hadas me parece genial, porque es como contar sobre superhéroes (se ríe), pero con características mucho más conmovedoras. Cantarle a San La Muerte era como cantarle a la antítesis del dios bueno. “Herejes y paganos” es el tema de los malvados de la historia en el disco de CalmaNiño. Es hacer bueno al malo. Es la perfecta historia para nosotros.

El payaso: Es muy personal. Me sorprende porque la gente la toma como una canción súper divertida y en realidad es súper trágica y durísima a nivel personal. Muchas veces tuve bajones en los que decía “¿Para qué carajo vivo? ¿Para qué seguir viviendo?”. Tenía que cantar algo muy destructivo para mí, así que pensé que el payaso era una temática buena, comparándolo con el de la ópera Pagliacci, que tiene las mismas características; y esconderlo tras la alegría que tiene la canción. La gente reacciona diciendo “uy, qué divertido el tema ese”, y no es nada divertido.
En realidad, CalmaNiño no es una banda alegre. Es una banda súper trágica: todas las canciones hablan de lo mal que nos sentimos o son la representación de cierta gente que siempre fue marginada.

Estrés: Esa canción habla básicamente de las ganas de destruir todo a causa de los demás, que termina siendo uno mismo. Es decir: “Maldito lugar y yo que soy parte de ello. ¿Cómo no se mueren todos, y yo también? (risas)”.Son las ganas de destruir todo y buscar un escape musical de eso.
Tanto “Stress”, “Aymara” y “El payaso” ya habían aparecido en EPs anteriores, pero consideramos que tenían que ser grabados de una manera más copada. Me parece que el sonido es otro, incluso hay cambios de velocidades, nos dimos cuenta de que el tema sonaba mejor al modificar los tiempos. Una canción que por ahí va a las chapas no es lo mismo que una canción que va mucho más tranqui. Tiene otra emoción. “Stress” estaba grabado muy rápido, poguero, pero después nos dimos cuenta de que era violento pero era más ganchero, más tranqui.

El recuerdo que molesta en lo profundo: Es otra canción muy personal, en general este disco es el más personal de todos. Acá me ayudó Iván (Luis, de Gardenia) con la melodía donde canta, a esa parte la hizo él. Pero es una canción que se va al carajo con lo que nosotros teníamos armado. Un groso del metal a la hora de tocar punk rock, por más fácil que sea, se caga. Porque uno se acostumbra a tocar lo que siempre toca. Y al hacer algo diferente es más complicado. “El recuerdo…” es un tema que tenía que romper con lo que veníamos haciendo. Llega un momento en el que te hartás y te das cuenta de que las emociones tienen que ser mucho más trascendentales que lo que venía siendo. Hacer un tango en medio del ska que veníamos haciendo era nada que ver. Y componer una letra acorde a la música de esa canción era mucho más complicado porque CalmaNiño nunca había tenido una letra romántica mas que “I love you, baby”, que es más en joda. “El recuerdo…” es netamente dolorosa, de ruptura. Nos volvimos adolescentes a nivel emoción. Dijimos “basta de aquello súper político y representativo y hagamos algo llorón, algo que te haga cagar el alma”. Lo elegimos de primer corte porque es la canción que más nos gusta. Siempre nos manejamos así.

Poder vivir (interludio): No era para CalmaNiño. Es una canción que yo escribí para mi mujer. Constantemente regalo canciones, es todo lo que tengo. Y a la hora de repartir los temas pensamos que faltaba algo en el medio que corte y parta el disco en dos. Del primer tema al interludio son todos temas depresivos. El interludio es el tema que cambia el ambiente del disco para convertirlo en el viejo CalmaNiño, para traer las composiciones que tienen más que ver con lo que veníamos haciendo.

Rebelión: Es una canción de Mandinga, mi primera banda, cuando teníamos 13, 14 años. Fue la primera canción que hice para esa banda. La dejamos de tocar por un tiempo pero siempre la retomé con todas mis bandas. Es una cagada pero levanta gente (risas). Entonces esa cagada se convierte en algo copado porque trasciende lo musical. Teníamos que incluirla porque no estaba en ningún disco. Dijimos “bueno, la metamos para traer al recuerdo aquellos viejos pogos y las puteadas a la policía”.

Anarco boogie: Teníamos que agarrarnos la mano en algún momento del rockabilly y el psychobilly, que es lo que hoy estoy tratando de hacer. Y la manera de hacerlo es meter temas de a poquito. Es una descarga, es pura mierda escupida con riffs cuadrados rápidos y hasta bailables; pero con la característica de sonar diferentes. Si bien sonar diferentes es algo muy común para la banda, nunca habíamos tocado el ámbito rock and roll. Creo que es el rock and roll más pesado que se puede escuchar en Salta.

Anticristo Súper Ska: Es otro tema viejo, no tanto como “Rebelión”. En ese momento era otra cosa, súper alegre, a lo Ska-P. Me costó pero pude adaptarlo. Además, tiene recursos punkrockers súper clásicos que no habíamos usado nunca porque ya veníamos cansados de bandas anteriores. Volver a usarlos ahora, con una visión madura, está bueno, quedó copado.

Sexual psicobilly: Es un asqueroso. Es el tema que muchos dicen “qué asco” (risas). Me encanta. Es completamente sexual. Incluso tocado en vivo es mucho más sexual que grabado y filmado. Es el escape poco serio del disco, cuando pinta el puticlub y vamos al cabaret. Era eso o cantar algo como Los Auténticos Decadentes (risas).

Defensas tribales: Tratamos de hacer una mezcla de metal clásico con algo más hardcore, que es complicado porque son dos formas de tocar diferentes. Si bien cuando uno lo escucha siente coherencia, es difícil adaptar las velocidades, los ganchos. Para mí es la segunda parte de “Aymara”, porque es la misma temática, tiene el mismo sentimiento, pero con más violencia; ya sin tanta alabanza. Es el tema que tenía que estar casi al final para reventar.

Aymara: Es un tema que todo el mundo que escucha CalmaNiño ya lo conoce. En la lista original era el segundo o tercer tema. Después lo modificamos porque ya está, ya lo escuchamos. Si bien es una versión con detalles nuevos, ya estaba. Tampoco puede faltar, pero tenía que estar.
Mi mamá era hippie de los 70, mi papá era un fucking metalero. Tengo recuerdos de ser muy chiquito y escuchar Billy Bond y La Pesada y a Queen. Venía de esos hippies. Del discurso aquel de amor verdadero y eso, con lo que podés o no estar de acuerdo. Pasa el tiempo y te das cuenta de que las cosas no son tal cual las aprendiste, porque las cosas van modificándose. Y la Pachamama no tiene nada que ver con estos porteños que vienen acá a tratar de encontrar un burrito y una coyita. Es mi Pachamama, es mía y de todos. Y vienen los franceses a tratar de salvar tercermundistas. Eso no es ser hippie. Vender una pulsera no es ser hippie, ni usar una cresta es ser punkrocker. Hay una trascendencia mucho mayor. En los 70 se requerían aquellos hippies: estamos en el 2012. Hoy cualquiera se ensucia las patas y vende pulseras. No sos hippie. Yo ya me cansé de luchar contra el hippismo o contra esto. Simplemente me río de lo ridículo que somos todos. Nos burlamos de la gente que dice ser normal y es ofendida por estos conceptos estúpidos. Por eso me pongo una remera de “Hippie Killer”, porque ninguno es hippie, por eso me chupan los huevos. Que se vayan a la mierda todos, no me importan ni los hippies ni nadie; porque los hippies ya murieron.

A flor de piel: Es una canción que recurre a una temática usada mucho por el metal argentino: la traición. Me traicionaron, loco. Y era hora de hacer una canción que hable de eso: de las ganas de cagarte a piñas por ser una rata traidora. Pero no te pego porque no soy como vos y por eso te canto con este maldito dolor y puedo hasta perdonarte, pero no voy a olvidarme de tu fucking traición. Es muy autodestructiva. Decís “hijo de puta, me han cagado” y sentís ese dolor vos solo porque el que te cagó está feliz de la vida. Es súper autodestructiva y tenía que ser el final, tenía que coronar con el odio y la violencia de eso. Es básicamente eso: riffs duros y violencia.

Track oculto: Se escucha un exorcismo al final, que era el toque más Horror de todos. Muchos ya me dijeron que se cagaron de miedo, lo cual me llena de emoción. Me es muy grato saber que hay un par de boludos que se olvidaron el CD en play (risas). Funciona, pero el primer disco también tenía algo parecido. Me encanta, es el toque más copado de todo el disco (risas).

La banda se presentará también en la ciudad de San Miguel de Tucumán, en el marco del Tucumán Zombie Fest 2012, junto a bandas locales.

{youtube}6PR5A4DkS5g{/youtube}

{youtube}pD7dUL0zPzY{/youtube}

 

Seguí leyendo

Santuario acústico

Redacción

Primmo, The (2010)

Redacción

Gardenia en Beel Zebul

Redacción