Coberturas

Cosquín Rock 2012: Día 3

El festival terminó con buenos shows de Viticus, Kapanga, Dancing Mood y Nonpalidece. Juanse realizó un emotivo homenaje a Luis Alberto Spinetta y Viejas Locas no pudo estar a la altura. 

Fin de fiesta

Con las baterías en el tramo final de la carga (hablo no sólo de las baterías de los accesorios de trabajo sino también la de nuestros cuerpos), encaramos la tercera jornada del Cosquín Rock 2012.

La llegada al predio fue más temprano, cuando terminaban los Coverheads. La fórmula era sencilla: canciones conocidas del rock anglosajón, tocadas tal cual, pero en castellano. No voy a opinar.

Lo primero que pude ver fue Viticus. El show del Canciller fue impecable. La banda tiene mucha sangre joven, y más allá de que guste o no el palo, la propuesta se mueve muy bien dentro de los cánones. Sonaron temas del nuevo disco, temas de discos anteriores y claro, algo de Riff.

cosquin rock 2012

Luego vendría el show de Kapanga. La banda del Mono demostró –una vez más- por qué es una banda infaltable en el Cosquín Rock (estuvieron en 11 de sus 12 ediciones). Tocaron temas de todos sus discos, hicieron enfiestar a todo el predio y sí, se acordaron de Spinetta y de Cerati. Cuando digo TODO el predio, digo que fue la única banda que hizo enfiestar a la gente que estaba en el escenario temático, a 150 metros de distancia.

cosquin rock 2012

Pasé un rato por el escenario temático, quería ver Dancing Mood, y bueno, antes escuché –y bastante- a Zona Ganjah. Al respecto caben algunos comentarios. La banda suena ajustada, el público conocía bastantes las canciones y se notó en todo momento; pero sigo sin entender esa vocación por hablar de Jah, rastafarismo y yerbas por el estilo. Bah, no es que no entienda, me parece que ese costado del mundo reggae debería buscar una evolución en la lírica. Por el bien del mensaje.

cosquin rock 2012

Luego sería el turno de los Dancing. La banda, comandada por Hugo Lobo, fue una fiesta, pero una fiesta de salón. La gente tardó dos temas en entrar en sintonía (les tocó quedar de jamón del medio entre Zona Ganjah y Fidel Nadal). Luego sí, se dio el clima esperado, y la despedida con “Skáfrica” (con un solo de trompeta que fue un homenaje al rock argentino) hizo enloquecer al público. Luego vendrían Fidel y Dread Mar I, que deliberadamente no los vi.

Sobre el final del set de Dancing Mood pude pillar la parte final del show de Juanse. Sólo queda destacar un hermoso homenaje que realizó a su amigo, el Flaco Spinetta.
Terminó el show y agarrando un puñado de flores, dijo: “Cada una de estas flores representa a las bandas del Flaco”, y nombrándolas, las repartió al público. Emotivo.

cosquin rock 2012

Luego vendría el momento más (inter) nacional y popular de la noche: el show de La Vela Puerca. Voy a ser muy breve. No hace falta hablar de la contundencia en vivo de la banda, como tampoco de la pasión que genera en el público del rock local. Tampoco de la lista de temas, que bueno, innova poco. Un gesto hermoso –a lo Gieco– fue el invitar a uno de los chicos de Mundo Alas a tocar la armónica. Esos gestos quizá permitan una sociedad mejor.

El peor momento de la noche fue en el escenario central: el show de Viejas Locas. Se puede tocar en el infierno y tratar de volver de él (como lo hace Charly García), se puede ser sucio y desprolijo (lo hacía Pappo, con maestría), incluso se puede ser un pibe de barrio e intentar un rocanrol sin destino, pero lo de anoche rozó lo bizarro: la banda de Pity sonó muy mal, desajustada, intentando ciertos guiños que hagan creer en la premeditación de tal horror musical. Todo un desafío a la tolerancia sonora. La foto que ilustra, sucia y desenfocada, intenta ser una metáfora de la performance.

cosquin rock 2012

Así llegamos al tramo final. El show de Los Pericos en el escenario temático le mostró a parte de la ortodoxia reggae por qué la banda fue adoptada en cierto momento de la carrera por los Marley y la escena jamaiquina. También lograron hacernos entender que sabemos más de ellos de lo que creemos. Una banda ajustadísima que rinde tributo a tantos años en escena.

cosquin rock 2012

El cierre del festival estaba a cargo de Rata Blanca en el escenario principal y de Nonpalidece en el temático. Me quedé con el último, y mucha gente también. La banda de Nestor Ramljak hizo gala de su buen momento, el cual no se basa solamente en una canción de amor repetida hasta el hartazgo, sino que está cimentada en años de mucho laburo. Puede gustar o no. Ayer sonó ajustadísima, con buenas visuales (como muchas bandas a lo largo del festival) y la gente tuvo un fin de fiesta en paz y amor.

cosquin rock 2012

Seguí leyendo

Buenas Vibraciones de gira

Redacción

La Vela con “Piel y Hueso”

Redacción

Vuelve Nonpa

Redacción