Coberturas

La unión verdadera

Dancing Mood hizo bailar a todos en su primer show en Jujuy. Antes, La Yugular, Combo Locoto y Cabarette demostraron un gran nivel.

El caso de Dancing Mood es un fenómeno particular en la música argentina, como bien explicaba su líder, Hugo Lobo, en la entrevista que le concedió a Rock Salta el año pasado. Shows constantes, precios bajos en entradas y discos, y la seguridad que da la humildad. Esta oportunidad, la segunda visita de la big band de ska al norte, trajo aparejado el debut jujeño. Esta fecha demostró que cuando todos empujan para un mismo lado el resultado sólo puede ser positivo.

Anunciándose con un tiempo prudencial y la entrada más accesible del norte, el show contó con la ayuda de sponsors y la municipalidad de la ciudad. Los productores saben de la dificultad para conseguir estas dos cosas en la región, los músicos locales cercanos al género tuvieron su espacio y mostraron también su excelente nivel en la noche del sábado.

A las 23.30 la vieja estación de trenes de San Salvador lucía por dentro un escenario imponente y una gran cantidad de equipos para que el sonido sea el óptimo. Pasando la consola, una larga barra ofrecía agua, cerveza, fernet, hamburguesas y choripanes a precios sumamente accesibles. En esos momentos, Cabarette mostró su reggae/ska, cercano a The Police por la formación de trio y también emparentado por el divertido sonido de la guitarra. Esto sucedió casi una hora y cuarto luego de anunciado el inicio de la fecha, el tema de conversación durante gran parte de la noche seria “La gente llega muy tarde a los shows”. Al parecer esta mala costumbre del norte está lejos de terminarse. A las doce y cuarto una de las bandas más importantes del NOA demostraría sus años de carrera, y experiencia en el género: La Yugular Reggae apelaría a un set similar al que les sirvió para conseguir el pase a la final del Rototom Reggae Contest Latino Argentina, mezclando los sonidos jamaiquinos con vientos andinos y charango logrando ese gusto especial. El show fue bien tribunero, haciendo participar a todos los presentes con palmas o gritos, apelando a temas nuevos todavía no registrados y grandes versiones de Los Kjarkas. Para cerrar, el ya clásico ska/carnavalito “Señora chichera”. Contundentes.

2013-03-09 Dancing Mood en Jujuy MATEO 2

Combo Locoto subió pasada la una. Sus influencias de jazz latino se hicieron notar en los primeros pasajes, le seguiría una saya bien comparsera, y luego sí el sonido donde más a gusto se siente la gente que los va a ver: cumbia. Pero cumbia de orquesta y sumamente musical, porque se trata de nueve interpretes en escena que improvisan, apoyándose en estilos como el mambo, el merengue y la guaracha. “Piernas de planta”, cuyo videoclip fue realizado recientemente por la productora rodante Latinoamérica Te Amo, y que ya cuenta con más de tres mil reproducciones, sirvió para cerrar el show. Falto su mega hit “El velociraptor”.

A esa altura, cerca de ochocientas personas poblaban el lugar y se refrescaban constantemente con un poco de cerveza, agua o fernet. No había un impedimento mojigato de mayores de 18 años como el que hay en Salta y que cada vez dificulta más la realización de shows de rock. “Antes que nada, un aplauso para las bandas que tocaron. Altas bandas.” diría Hugo Lobo previo a pedir palmas y poner en funcionamiento el engranaje de Dancing Mood. En esta versión de catorce músicos, el grupo contaba con dos teclados, dos guitarras, dos trombones y un par de saxos, más flauta traversa, armónica, bajo, batería, percusión y la trompeta líder del cerebro musical detrás de todo esto.

2013-03-09 Dancing Mood en Jujuy MATEO 3

El show tiene un ascenso de intensidad a medida que pasan los grandes clásicos que versiona esta gran orquesta, los regalos no se hacen esperar y en cada pasaje en solitario los músicos repasan melodías familiares como “Rezo por vos” o la más popular canción de Xuxa, por ejemplo. En cada oportunidad el resto de los músicos agita y revolea la mano hacia su compañero, el grupo está sumamente futbolizado, pero en el buen sentido. Lobo, que antes de subirse a tocar disfrutó de las tres bandas entre el público y luego felicitó y saludó a los respectivos músicos locales, tiene calzada una remera con el escudo de Atlanta en el pecho y el de su grupo en la espalda.

“Somos bocha y cuesta venir, la entrada está un poquito salada pero les agradezco de corazón que estén aquí”: luego de los saludos correspondientes a las acertadas palabras del trompetista el show pasa a su momento reggae con la participación de Yoni, de Suburband Reggae, quien le puso la voz a los temas que en los discos cantan Dread Mar I, Vicentico y Mimí Maura, entre otros.

Después de este pasaje romántico, Dancing comenzó a subir las pulsaciones logrando dejar el baile y comenzar con los primeros pogos y terncitos,  para llegar al final del show. Donde sonaría el esperado por todos “Police Woman” que traería una vez más regalos, esta vez en la forma de “El humauaqueño” (muy coreado por todo el lugar), “Yo no me sentaría en tu mesa”, “Pasos al costado” y lógicamente el famoso leitmotiv ricotero inspirado en “Lawrence de Arabia”.

Final con bises para una inolvidable e inmejorable noche en San Salvador donde se notó la unión verdadera de cada parte que compone un show de rock en el norte, todos tiraron para el mismo lado y el resultado fue un éxito. Que se haga costumbre.

Fotos en la cobertura gentileza de Mateo Jimenez.

Galería de imágenes de Diego Maita:

Seguí leyendo

El mejor Ska

Redacción

Puro reggae

Redacción

Goy se fue y habla

Redacción