Coberturas

Esperando el Armagedón

La banda de La Plata llegó por primera vez a Salta y dió un show en Beel Zebul. RS estuvo presente y te cuenta lo que se vivió esa noche.

El Mató a un policía motorizado es el llamativo nombre que en 2003 decidieron ponerle a su banda estos chicos oriundos de La Plata, “la capital Argentina de las bandas de Rock”. La banda tiene un sonido particular definido por la crítica como noise punk, kraut rock y hasta rock espacial, pero si eso no les dice nada, sus artistas favoritos e influencias son The Velvet Underground, Pixies, Nirvana, películas clase B y bizarras, etc. La banda goza de un benemérito con la prensa especializada y siempre sus trabajos reciben buena crítica. Sólo el tiempo dirá si se habla por hablar o no, pero por lo pronto, la banda debutó en Salta.

La cita abrió con New Rusia a la Vinagret y Alucinema, dos bandas Salteñas de estilos bien distintos entre ellas y entre la banda que estaban teloneando.

En esos momentos pudimos charlar con Santiago Motorizado (voz y bajo) quien se mostró contento por la fecha en Salta. Según él, una cuenta pendiente ya que su padre es salteño y en especial porque siempre que tocaron en Tucumán se quedaron con ganas de seguir subiendo. Nos adelantó que se viene nuevo material de estudio: “Va a ser un disco largo”, contó, marcando una diferencia con la laureada trilogía de EP’s que sacaron entre2005 y 2008, y que está disponible gratuitamente desde su web oficial (www.elmato.com.ar).

Pasadas las dos de la mañana, El Mató se subió al escenario y arrancó con el instrumental “Provincia de Buenos Aires” y siguió con “Viejo ebrio y perdido” del EP que arranca la trilogía Navidad De Reserva (2005) Acá comenzaron los problemas: a la voz no se la entendió nunca. En realidad, todo se escuchaba realmente horrible, algo que no era de extrañar ya que estábamos en Beel Zebul, recinto que en el mejor de los casos suena feo.

Por esa razón, la gente que fue a ver a la banda por curiosidad y que no conocía ninguna letra sigue sin conocerlas. Algo muy triste porque, si bien no son textos largos y elaborados, son letras justas para la música que hacen. Además, sirven y acompañan de manera inmejorable los paisajes sonoros que generan. Al público presente le importó poco el mal sonido porque la mayoría era seguidora de la banda y se fue agolpando bien adelante a medida que se iban retirando las mesas y sillas.

el mato a un policia motorizado

Fue más gente de la esperada, aunque poca, lo que recuerda lo que pasó en 2008 con Lisandro Aristimuño cuando vino por primera vez a Salta y pasó casi inadvertido. Los temas más celebrados por los presentes fueron “Chica rutera” y “Amigo piedra”, dedicada “con mucho amor, para todos los amigos”. Las dos canciones son de Un Millón De Euros (2005) EP que simboliza a la vida en la trilogía.

En el escenario es notable la diferencia entre los guitarristas Niño Elefante y Pantro Puto. El primero les da la espalada a todos y mira constantemente el piso, mientras que el segundo hace exactamente lo opuesto. La batería, a cargo de Doctora Muerte, marca muy bien el ritmo y Chatrán Chatrán (teclados) hace que los sonidos trepen más alto.

Mención aparte merece la apocalíptica y romeriana (por
George Romero gran director de pelis de zombis) “Mi próximo movimiento” que sin dudas fue el pico más alto de la noche, logrando que dos chicos del público se lanzarán al micrófono del cantante a entonar “ahora estoy arriba de mi casa con un rifle, ahora estoy arriba de mi casa con un rifle”.

La colgada “Guitarra comunista” marcó el final que llegó con “Prenderte fuego” y “Noche de los muertos”, del EP­ Día De Los Muertos, que completa la trilogía y simboliza el fin de los tiempos. Así se llegó a una hora casi exacta de un recital que dejó contenta a mucha gente seguidora de la banda y que nunca pensó que la iba poder ver en Salta. Y a muchos otros nos dejó en claro que los shows en vivo (ya sean de rock, o no) son una experiencia sensorial, siendo el oído el principal beneficiario. Y es por eso que no se puede disfrutar bien del rock sí es que éste suena mal, por más que en el escenario se dé todo.

Ahora, el mundo se va a acabar, eso es seguro. Va a ser muy pronto si le hacemos caso a todas las señales que lo indican. ¿En el 2012? Tal vez. Y para ese final inevitable tenemos soundtrack gracias a El Mató.


Galeria de fotos por Eduardo Pece:

el mato a un policia motorizado

Santiago parece saber el ritual y se aleja para que los chicos cumplan con sus deseos.

 

el mato a un policia motorizado

el mato a un policia motorizado

el mato a un policia motorizado

{vimeo}http://vimeo.com/11316900{/vimeo}

Seguí leyendo

La última vez

Federico Anzardi

Va llegando Almafuerte

Redacción

Humahuaca Trío en la UNSa

Redacción