Entrevistas

NTVG: Nada está definido

En la previa del show de los uruguayos en el Estadio Delmi, recordamos la entrevista que hicimos con Emiliano Brancciari en la Rock Salta N°6.

Mientras el invierno arma las valijas, Emiliano Brancciari está cerca del Río de la Plata, pero no por mucho tiempo. El éxito ininterrumpido de No Te Va Gustar hace que la banda se mueva constantemente por diferentes puntos del globo, pero especialmente por Argentina. El país adoptivo de los uruguayos es también el del nacimiento de su líder, que con una breve descripción del itinerario inmediato da cuenta de lo que es la vorágine de gira que los traerá a Salta por cuarta vez consecutiva: “Mirá, estamos saliendo desde Buenos Aires para Carlos Paz, después de haber tocado en La Plata el fin de semana. Tocamos mañana en el Día de la Primavera, allá en Carlos Paz, vamos a tocar para un montón de gente, dicen que van a ir como cien mil personas, así que creemos que va a estar bueno. Y después empezamos una gira a partir de ahí, hacia el sur, que dura más o menos veinte días y que vamos a terminar en Ushuaia, pasando por un montón de ciudades y pueblos, así que viene bastante movido. Después, a la semana de Ushuaia, estamos tocando ahí, en Salta”.

Antes de su nuevo show en nuestra ciudad, el primero fuera de La Mega Estación, que los albergó desde 2008; el cantante y guitarrista de NTVG habla de sus orígenes, las influencias, el disco que vienen a presentar (Por lo menos hoy), la política, el éxito del rock uruguayo en Argentina y hasta recuerda el fallido show de febrero en el Rock del Valle tucumano; cuando los organizadores les cortaron el sonido apenas habían comenzado su concierto bajo la lluvia.

– En Cosquín Rock 2004 tocaron un domingo a las cinco de la tarde y para poca gente, quizás pagando derecho de piso. De aquel momento a hoy, que llenan en todo el país, ¿cómo sentís eso en el espíritu de la banda, refiriéndonos a la recepción y al crecimiento en la escena argentina?

– Y… lo vivimos con felicidad. La verdad es que fuimos disfrutando cada momento, desde ese momento en que nos iba a ver poca gente y que tocábamos a las cinco de la tarde, hasta este. Todo el proceso fue lindo, es lindo, disfrutamos todas las etapas, así que ahora chochos de la vida, de que haya tanta gente que nos quiera ver.

– Esta gira básicamente presenta el disco, ¿pero siempre se vuelve a las canciones viejas?

– Sí, por supuesto. Tocamos algunas canciones del disco nuevo, pero después el resto son los clásicos de la banda. Hay gente que nos ve por primera vez, hay gente que nos ve una vez por año, entonces está bueno que se lleven lo que quieren escuchar. Hacemos un poquito de todo.

– ¿Cómo ves la diferencia musical de la propuesta de este disco en relación a los anteriores? ¿Cuál es la temática, cuál es el motivo emocional que lleva a escribir lo de ahora?

– Mirá, creo que el disco refleja el momento en que fue grabado, el momento en que fueron compuestas las canciones. Después el productor lo que hace es potenciar eso, que es lo que queremos. Este es un disco más homogéneo, más cancionero, más guitarrero, y eso es debido a la elección de las canciones. Había otras canciones que iban para otro lado, pero las que más nos gustaron fueron estas, y no quiere decir que sea un rumbo definitivo, sino que era lo que queríamos en ese momento. Ahora ya estamos pensando en el disco que viene y quizá vaya para otro lado. La temática es nuestra forma de ver el mundo, desde el amor hasta la discriminación o los problemas que tenemos como sociedad; no son cosas muy rebuscadas, sino que es la simpleza con la que vemos las cosas, nuestra forma de verlo.

– ¿Consideras que se ha hecho cierta imagen del tipo de público que sigue a la banda? Porque puede verse cierta crítica de sectores más “duros”, en relación a que los sigan sobre todo minas.

– Nosotros hacemos música, y el que nos quiera ir a ver, al que le guste, que nos vea, nada más. La verdad es que yo no me voy a poner a elegir el público. Y la verdad es que me parece que eso es un comentario de mal gusto, pero es problema del que lo dice. Es como que nosotros hacemos lo que nos gusta a nosotros y eso después genera el público que genera. La verdad, no nos preocupa en lo más mínimo. Y al contrario, está buenísimo que vayan mujeres a vernos.

– ¿Acaso, es el pecado de tener algo de facha y llevar minas lindas a un recital?

– No, no viene por ese lado. Si vienen mujeres van hombres, es así. Una cosa lleva a la otra.

– Cuando se hace conocida, la banda tenía un sonido menos cancionero, menos guitarrero, quizá un poco más latino. Hoy el rumbo musical los lleva por ese lado. ¿La vuelta a un sonido más latino, más explosivo, más percusivo, siempre es una posibilidad latente, o se avanza y no se mira atrás?

– Nada está definido; el futuro musical puede pasar por cualquier lado. Nosotros escuchamos muchísima música y reescuchamos mucha música también. O sea, en ese momento nos lleva hacia un lugar, pero no quiere decir que no podamos volver ni podamos reinventarnos también. Nosotros intentamos siempre que nuestra música sea dinámica. También, obviamente que volvemos a nuestras raíces, y nos alejamos de vuelta y volvemos. Lo que tiene es que en un show nuestro pasamos por un montón de lugares, ya sea de canciones nuevas o de canciones viejas, lo que termina siendo la banda en sí, el show en vivo.

– Yendo al contenido, además de las letras, vinculadas al amor o a los sentimientos, hay cierta mirada sobre la realidad social, e incluso, cierta crítica sobre la actualidad. ¿Cómo caracterizarías el panorama político de la Argentina actual?

– Yo la impresión que tengo es que todo está bastante estable. Ahora, no tenemos mucha idea tampoco, porque es todo según con quien hables; acá está muy polarizado todo, o sos del gobierno o sos de la oposición, no hay términos medios. Yo de afuera veo que todo está bastante estable, no como hace algunos años, cuando todo era muy volátil y podía ocurrir cualquier cosa en cualquier momento.

– ¿Cómo ves como artista que muchos músicos de rock argentino (Santaolalla, Aldana, entre otros), hayan pronunciado públicamente su adhesión a un gobierno?

– Mirá, si realmente creen en eso, me parece que está bien. La verdad es que no sé decirte si eso es correcto o no, si estoy a favor o en contra. Lo que te puedo decir es que si alguien considera que quiere apoyar algo, o lo que sea, está en todo su derecho, porque es un ciudadano más, más allá de a que se dedique.

– ¿Y vos? ¿Tenés una postura formada o ustedes como banda, tienen una postura formada en relación a lo que es el gobierno del Frente Amplio, que lo tiene a Pepe Mujica en Uruguay?

– Como banda no opinamos sobre política partidaria. Yo te puedo hablar personalmente y yo la verdad que apoyo al presidente que tenemos pero no puedo hablar por el resto, porque más allá de que coincidamos o no, no son decisiones que se puedan tomar como banda. Lo de la política es personal, más allá de que todos sigamos una misma corriente, o lo que sea. Yo estoy orgulloso del presidente que tiene Uruguay.

– El público argentino, habituado a seguir bandas argentinas, sigue teniendo como líderes en convocatoria al Indio Solari o La Renga, pero muchos otros grupos han ido desapareciendo, y no pocas personas piensan que son bandas uruguayas las que más convocan hoy, como si fueran locales.

– Es que es la realidad, por lo menos lo que nosotros sabemos. Nos va a ver mucha gente, estamos tocando en todo el país. Y yo no lo veo raro porque de última, somos lo mismo. Es como que la idiosincrasia es la misma, entonces no hay grandes diferencias entre los artistas de un lado y del otro. Después de un tiempo ya no veo como anormal que eso ocurra. Una vez que sea abrió la puerta, ya está. No veo nada de malo ni nada raro. Me parece que sí, que es así, porque los datos lo dicen. Nosotros estamos tocando en todo el país, este año nosotros vamos a terminar de tocar en todas las provincias y no hay muchas bandas que lo hayan hecho. Para nosotros es todo un orgullo, todo un privilegio que la gente de Argentina nos trate como una banda local y la verdad que nos llena de felicidad, pero también sabemos que tiene todo un trabajo atrás, y que hemos puesto mucho esfuerzo nosotros para que eso pase.

– ¿Eso tiene que ver también con cierta lectura que no hicieron las bandas locales, con una falta de laburo o un recambio en el movimiento, más allá de que al menos con la escena de Buenos Aires no aparezcan muchas diferencias?

– Yo creo que es parte natural del recambio, de un recambio generacional. De un montón de gente que hizo mucho por la música, por el rock argentino que está dejando espacio a otra gente, y dentro de esas nuevas bandas, si querés llamarle de alguna manera, más allá de que no seamos nuevos, estamos nosotros, en ese malón de bandas que están empezando a ocupar esos lugares, pero siempre sabiendo de que esos grupos, los más grandes fueron los que generaron un montón de cosas.

– Y te llevo a la escena argentina y uruguaya. ¿Qué bandas “nuevas” estás escuchando o te han llamado la atención?

– Mirá, no estoy escuchando mucho, pero a mí me gusta De Bueyes, que es la banda de algunos integrantes de Bersuit, me gusta mucho el disco de ellos. Después de Uruguay me gusta mucho Cuatro pesos de Propina, que tienen dos discos y están viniendo a Argentina también, pero no estoy escuchando demasiado en este momento.

– Y yendo a los clásicos rioplatenses, ¿cuál de ellos ha nutrido tu formación musical?

– Uh… un montón. Charly García, Los Redondos, Soda Stereo, Divididos, Sumo, Pericos, Cadillacs.

– ¿Y de allá, del otro lado del Río?

– De allá de Uruguay, creo que ninguno.

– ¿Fatorusso es referente para la juventud uruguaya o no tanto como parece?

– Si, si, todos los grandes: Rada, Jaime (Roos), Fattorusso, (Fernando) Cabrera, la verdad que todos son un ejemplo para nosotros, a seguir, y los admiramos mucho, por supuesto.

– Cuando ustedes viajan, en medio de tanta gira por el interior de la Argentina, ¿tienen la oportunidad de compartir escenarios con bandas locales en algunas provincias?

– En algunos lugares sí. Lo que pasa es que depende mucho de la infraestructura y el tiempo que tengamos en la ciudad. Si llegamos el mismo día y nos da el tiempo nada más que para armar, probar y tocar, ahí es imposible que toque otra banda. Pero sí, hay veces que sí se puede dar, y si no, a veces vamos a ver algunas cosas. Ahí en Salta estuvimos en alguna peña viendo folclore y la verdad que disfrutamos mucho.

– En febrero, el Rock del Valle no fue una experiencia feliz ¿Como lo tomaron como banda?

– Y, la verdad que fue un sentimiento muy feo lo que nos pasó, porque todo se fue atrasando, y el show como era el último, empezó tardísimo. No nos permitían tocar más de ocho canciones, nos apagaron todo, quisieron echar a la gente. La verdad que fue una experiencia bastante traumática para nosotros y para nuestra gente. Y estamos deseando desde hace tiempo encontrarnos con nuestros amigos tucumanos ahora, y por suerte se nos va a dar el 14 de octubre, y esperamos hacer un show lo más largo posible para recuperar eso que nos intentaron sacar ese día.

-¿Qué diferencia van a tener los shows de octubre con los que vienen dando los último años en el norte?

– La diferencia es que vienen con un disco nuevo, entonces hay un recambio de canciones, natural, con varios temas que la gente ya tiene escuchados, pero que todavía no los habían visto en vivo.

Para despedirse, Brancciari elogia esta ciudad, diciendo que Salta “es de los lugares más lindos” que ha conocido. Además, deja hecha la invitación: “La gente nos trata perfecto así que ésta vez esperemos que no sea la excepción y que vuelvan a irse conformes con un show nuestro”.

* Entrevista publicada en la Revista Rock Salta N°6 (octubre de 2011)

Seguí leyendo

CD – DVD de O’Connor

Redacción

La casa por la ventana

Santiago Castellanos

Lo mejor del rock: Siempre estarán los que quieran estar

Redacción