Noticias

Y desperté cantando blues

Adrián Otero falleció este martes en un accidente de tránsito. El ex cantante de Memphis será recordado como el portador de una de las voces más importantes del rock argentino.

– Cualquier cosa, si no te copa, chíflame, que la vamos buscando como te gusta a vos, ¿sí? ¿Eh, Carpo?
– Sí, sí, sí. Como en vivo, vamos a hacerla como en el vivo.

El diálogo es entre Adrián Otero y Pappo, antes de comenzar la sesión de grabación de “Slide Blues”; la canción que originalmente abría el Pappo’s Blues Vol. 7 y que encontró su versión definitiva 25 años después, en el monumental Pappo y Amigos.

Precisamente, al seguir las indicaciones del Carpo, Otero pudo mostrar su mejor versión: la de su desgarradora, áspera y absolutamente porteña voz puesta al servicio de lo que mejor le salía: cantar blues. No fue casualidad que la explosión comercial de su carrera se haya producido con el disco en vivo de Memphis, cuando el nombre del grupo aún se completaba con ese “La Blusera” tan representativo.

Los salteños lo pudimos comprobar tres años atrás, en 2009, cuando Otero se presentó en la Casa de la Cultura. Allí se pudo apreciar que era el blues lo que lo llevaba a sus picos de magnetismo, al encuentro con los dioses y también, claro, sus demonios. Su voz fue la más digna heredera de Javier Martínez. No conforme con eso, perfeccionó la porteñidad del ex Manal y transformó las canciones de Memphis en productos (aún más) exclusivos de Buenos Aires.

En sus incursiones finales con Memphis y en los primeros pasos de su ahora trunca carrera solista, prefirió ir por un camino más comercial, pop y alejado casi por completo del blues. Ninguna de ésas búsquedas artísticas tuvo el peso específico de sus trabajos anteriores. Otero pudo dejar de lado al blues, pero el blues no lo pudo largar nunca a él, necesitaba de su voz.

El martes 11 de junio de 2012, Adrián Otero murió tras estrellarse con su auto en la autopista Rosario-Córdoba. Igual que el Carpo, se fue en una ruta, y también dejó más solo al rock argentino. 

Seguí leyendo

¿Fue un accidente?

Redacción

Vazquez sigue preso

Redacción

Hasta siempre, Flaco

Redacción