Coberturas

MKG cerró el año

mi karma gonzalez

Una de las bandas que más ha crecido durante este año, festejó con un show atípico en una quinta, fiesta incluida. RS estuvo ahí y te lo cuenta (y muestra).

claudio guantay lagoria Por Claudio Guantay Lagoria – [email protected]

Mi Karma González despedía el año con recital rezaban por ahí las redes sociales. Hasta aquí nada extraño, lo atractivo resulta ser que se trataba además de una fiesta con entrada libre y gratuita en el Km. 14,5 entre San Luis y la Silleta. Promesa de fiesta clandestina con pileta incluida.

A eso de las 22 hs. algunos pocos se animaron a llegar puntuales. Después de un lunes agobiante la ciudad se había despertado sumida en lluvias y en algunos se sembró la duda acerca de si se podía hacer el recital o no. Para la noche la Madre Natura había calmado los cielos y a cuentagotas la gente comenzó a llegar hasta esta casa de campo entre San Luis y La Silleta. Para los desprevenidos una gran bandera en verde, amarillo y rojo marcaba el sitio de reunión sobre la ruta 51.

Un clima ameno anunciaba ciertos retrasos en la organización. Afortunadamente la barra de bebidas se ordenó rápido y comenzó la venta como para ir calmando la espera. Llegó el sonido y por allí en el escenario se acomodó todo. Algo de música y la gente que seguía llegando curiosa. Muchos pedíamos para nuestros adentros que las nubes se dispersen, que no se arruinen estas buenas voluntades. Y la noche acompañaba, el público socializaba pues sabía que solo quedaba esperar. Alrededor de la pileta que no fue (no porque no estuviese apta, sino porque nadie en su sano juicio se animaba a desafiar el clima) cada vez se veían más y más rostros ansiosos por la fiesta. No sé si alguien habrá notado esa nueva versión de “Sin velitas” que se coló entre las canciones que daban ambiente a la velada.

Las horas pasaron y recién a eso de la 1 del otro día la banda se acercó al escenario para empezar. La gente dejó sus lugares para acercarse y rodear al grupo, aunque otros tantos optaron por verlo de lejos. Andrés tomó la palabra, y tras unas breves referencias sobre el psilocybe cubensis, arrancaron con “La danza del cucumelo”. Después recordaron esa etapa en la que llenaban cierto pub de la Balcarce y volvieron a hacer esos covers con los que armaban grandes fiestas. Llegaron “Siguiendo la luna” y “El genio del dub” de Los Fabulosos Cadillacs, pero bien al estilo de Mi Karma.

mi karma gonzalez

El que los conoció tocando estas versiones sabe bien cómo es ese estilo.

Continuaron con “Melena babilon” del disco Los monkis y después un espacio para presentar algo de lo nuevo. Primero “La cumbia de los muertos” y pegadito “Juego y dolor” (tema que va a dar nombre al nuevo material de la banda) como para ir mostrando las nuevas composiciones. Momentos explícitos de cumbia y un sonido más fiestero. Andrés exhortó a la diversidad de géneros con un “¿Quién no bailó una cumbia para levantar minitas?”.

Después un set homenaje a Marley con “Is this love”, “No woman no cry” y algo de “Jammin’”. Aquí muchos comprendidos: la idea de la tocada era armar una verdadera fiesta. Nada de anticipar el próximo disco o limitarse a los propios. O bien hacer todo eso y más, Mi Karma decidió recorrer todo el repertorio con el que se hicieron masivos. Volver a las fuentes y a sus influencias musicales con esas canciones que ya no tocaban.

Una vez entendido esto se pudo prever como continuaría la noche. De los que también van a salir el próximo año se escucharon “Refugio a tu encuentro”, “Deja ya”, “Silvia”, “Cuando estoy junto a ti”, “Por tu amor” y “Lo peor de mi”. Entre ellos algunas gratas sorpresas, pues en vivo sonaron con más fuerza de lo que se puede encontrar y escuchar en la red. También sonó el inédito “La cumbia del dealer”, un viejo conocido que no está en Los monkis.

Entre los covers se pudo oír una versión especial de “Los caminos de la vida”, hasta que llegó un set demoledor de otra de las influencias de Mi Karma González. De Manu Chao llegaron “Clandestino”, “Welcome to Tijuana”, una interesantísima versión de “Pinocchio” y “Mala vida” para armar el reventón. En el medio una presentación de cada uno de los integrantes de la banda en la que se destacan todos pero en especial el foráneo Javier Durán, a cargo de la percusión. También retomaron a LFC, esta vez con el productor de la banda en un rol especial: una suerte de Flavio Cianciarulo para interpretar “Manuel Santillán, el león” y “Matador”. Lejos el momento más locuaz de la velada.

Ya para el final la gente pedía más del primer disco. “Mi almita” (mega hit de la banda) se había escapado temprano, así que el cierre quedó a cargo de “Niño aturdido” y de “Que baile el mono”. Pasadas las 3 de la mañana se terminó la mitad del todo, la parte del recital se acabó (a pesar de que la gente quería más) y le pasaron la posta al DJ para que se arme el bailongo. Por ahí se decía que todo se terminaba recién al mediodía del miércoles, cuando haya que entregar la casa… pero esa es otra historia.

Linda propuesta armó Mi Karma González para despedir un año en el que han seguido cosechando fans. Sonaron muy bien cuando parecía que se iba a tratar de algo más bien artesanal. Regalo anticipado para la gente que se fue bien al sur para escuchar por última vez en el año a la banda. Ya vendrá el reencuentro en La Caldera del Rock y el nuevo disco, pero eso es otro año…

Mirá un par de videos del show:

Melena Babylon:

{youtube width=»550″ height=»400″}mkGEQjoRv-Q{/youtube} 

Niño Aturdido:

{youtube width=»550″ height=»400″}EzyRfVL-LyQ{/youtube}

Seguí leyendo

Viene con todo

Redacción

«Mi almita», nueva versión

Eduardo Pece

Mi Karma González agota los recursos

Redacción