perro ciego
Coberturas

Perro Ciego de cumple

perro ciego

La banda más importante del rock salteño festejó un nuevo aniversario con un concierto repleto de temas, invitados y la sensación de que hay rocanrol para rato.

Bienvenidos al nuevo rock

pablo choke torramorell Por Pablo Choke Torramorell[email protected]

Fotos: Gentileza Perro Ciego

El show/cumpleaños de Perro Ciego va a quedar grabado en la mente de todos como uno de los recitales más extensos de la banda y, por lo tanto, uno de sus conciertos más memorables: treinta temas, grandes invitados sobre escena y un marco ideal de personas que se dedicaron a animar la noche durante casi más de dos horas y medias de rocanrol.

Toda la banda aparece en escena y la gente (que venía muy ansiosa por verlos una vez más en vivo) termina de enloquecer. La pantalla instalada detrás de Jopo Zenteno proyecta un par de imágenes relacionadas con el grupo. Hasta aparecen algunos fanáticos luciendo sus más preciadas medallas de batallas rocanroleras: los trapos. También veo a Salchi emocionarse mirando al público. Y el Gamba Aguilera siempre mirando a su guitarra mientras la acaricia suavemente para que largue acordes detrás de otros. Por el otro costado está el Pelado Vega marcando estilo con camisa gris y corbata colorida mientras hace solos de bajo en temas como “Pelafustán (no tengo groove)” y todo es fiesta. “En esta fiesta estamos todos”, es el lema y aparecen también Leo Escobar con la armónica bailarina y el otro Leo, Goldstein desde las teclas.

perro ciego 

Por debajo de escena también hay protagonistas: una vez alguien me comentó una nota refiriéndose al ninguneo que se le suele otorgar al público, a los seguidores. Y creo nunca haber olvidado semejantes actores principales como son los fanáticos. Ningunearlos significa no haber asistido al show y escribir al tanteo, con una lista de temas facilitada por algún piola amigo. Dedicar párrafo extra a los que siempre hacen el aguante perruno no tiene desperdicio: siempre llegan antes que todos al predio del show y decoran todo con trapos para que el show comience; “El Pilar presente”, “Castañares”, reza el Salchi mientras se dedica a leer cada trapo por la mitad del show. ¿Los fanáticos? Felices.

perro ciego 

El show arrancó directamente con todo el material del bueno de Pelafustán y así la gente disfrutó de corear temas tan pegadizos como “Dos jardines” o “Cenizas”. Después vino el repaso del segundo disco, Letras Rojas, que incluyó al clásico tema cuervo “Azabache”, con cantito dedicado por parte del público hacia el final (“¡centralnor’ centralnor’ centralnor’!”). Para el momento de repasar Peón De Luna subió a escena el primer invitado de la noche: Cholo Sanchez  subió a tocar la armónica en “Lo peor” y después se vino el momento clave para recordar al Pibe Acosta con “No quema igual”, uno de los mejores temas del rock salteño. El siguiente invitado fue Horacio Corimayo, cantante de New Rusia A La Vinagret que subió a tocar la guitarra acústica y a hacer coros en “Destapados”.

perro ciego 

El segmento dedicado a los más ortodoxos del sonido clásico de la banda llegó con el repaso de Rocabola, el primer disco que tanto se pide en los shows. “Cualquier bar” o temas como “Sin molestar” fueron muy celebrados por todos los presentes. Luego vino el momento de retomar Pelafustán y bien a lo grande ya que Salchi invitó a Emilio Jorge (“un músico pendejo, pero que tiene más experiencia que muchos otros músicos viejos”) a hacer una versión más pesada de “Perdidos” con un Emilio destacándose en los solos rápidos de guitarra. Para el tema siguiente se subieron a escena los vientos y la gente ya adivinaba el tema a interpretar, “Pelafustán (No Tengo Groove)”, pero la sorpresa fue cuando Salchi invita a Miguelo Luna, cantante de Los Kuervos, a acompañar con la guitarra “Qué bueno es poder contar con él ¡Encima parece que vuelven Los Kuervos a tocar!” dijo Salchi para concluir con la presentación del músico.

perro ciego 

Pasaron el “Boogie del Café” y la ovacionada “Estabas ahí” y la banda se baja de escena para volver con el bis de la noche, una especie de resumen de toda la carrera de la banda en tan sólo nueve temas, desde “El gran peón”, un himno del Pibe Acosta con fuertes aires a Mambrú Y Los Desertores, pasando por la blusera versión de “El corcho”, hasta otros clásicos de la banda como “Resaca”, “Letras rojas” y “Dormilón X 8”. Como tema de despedida final llegó “Viejas ganas” y la gente terminó por irse más que contenta: celebraron un año más de vida de la banda que terminó de imponer el rocanrol (llámese como quiera, barrial y/o experimental) en Salta. En estos 22 años Perro Ciego dejó demostrado que todavía le queda mucho más en el camino a recorrer sacando nuevos discos, más shows y muchos, pero muchos, más fieles seguidores perreros con los oídos llenos de clásicos.

Seguí leyendo

Se viene el Cafa Rock

Redacción

Unidos triunfaremos

Redacción

Metal makoniano

Santiago Castellanos