Libros

El paladín de la libertad, de Juanjo Carmona

El libro repasa vida y obra de Miguel Abuelo.

El paladín de la libertad – Biografía no autorizada de Miguel Abuelo y sus Abuelos de la Nada se publicó en 2005. Fue escrito por el periodista Juanjo Carmona y actualmente es difícil de conseguir pero bien vale la búsqueda.

El libro repasa ese iceberg de la cultura que fue Miguel Ángel Peralta. Un ícono del rock argentino que en el imaginario popular sólo se mantiene por un breve lapso de su vida y su carrera. Lo demás quedó oculto, tapado por los años y los viajes del músico, uno de los poetas más importantes de la escena nacional.

Bien documentado y con una edición muy atractiva, el libro de Carmona avanza por la vida de Miguel y logra completar el rompecabezas de un artista errático que sólo en los últimos años logró cierta estabilidad.

En la revista Rock Salta número 9, de abril de 2012, Carmona relató lo que significó la escritura de esta biografía. Transcribimos el testimonio a continuación.

Sumergirse en la vida de otro nunca fue tarea fácil, mucho menos si primero debemos reconstruir los pedazos astillados de historias y anécdotas que aguardan desparramadas por diversos rincones del planeta. Creo que fue mi inconsciencia adolescente, que desconocía las trabas que vendrían, lo que me empujó a realizar esta reconstrucción de la vida de Miguel Abuelo. Una vida alucinante que comenzó entre los muros de un hogar de niños huérfanos y que gracias a su gran capacidad de adaptación y su pulso por superarse cada día, derribó todos los pronósticos y se inventó a sí mismo como un gran artista. Así es como un día de comienzos de los 60, aún siendo un niño, fue a buscar a su hermana a un taller de teatro y terminó siendo el actor de una premiadísima obra infantil. O cuando se metió de curioso en una Cueva de la calle Pueyrredón y fundó junto a Moris, Nebbia y Tanguito lo que hoy conocemos como rock argentino.

Su poesía vital y libertaria sería indispensable para la aparición de otros genios como Spinetta y Charly García y es hasta el día de hoy que ha sido difícil de superar, basta adentrarnos en las líneas de Buen día, día o Himno de mi corazón para confirmarlo.

Y fue un poeta peculiar, porque nos hizo bailar y nos ayudó a quitarnos los prejuicios y los miedos en los últimos años de la dictadura junto a Los Abuelos de la Nada, un semillero de talentos que sirvió de escuela para una gran cantidad de músicos que aún hoy siguen vigentes, como Pappo, Cachorro López y Andrés Calamaro.

El paladín de la libertad demandó once años de trabajo, muchos viajes, trabas familiares y ochenta reportajes a músicos, parientes y amigos. Fue el mayor esfuerzo de mi vida y si ahora me preguntaran si volvería a hacerlo sin duda contestaría que sí. El costo fue alto, pero la recompensa es inmensa.

Seguí leyendo

Escenas del jazz salteño

Redacción

Goy se fue y habla

Redacción

No es reedición, es redención

Federico Anzardi