Foto: Gastón Iñiguez
Archivo

Directo al Infierno | El día que 2 Minutos viajó en una combi religiosa

En 2009, la banda del Mosca realizó una gira insólita hacia nuestra provincia.

Cualquier persona más o menos informada sabe que si se mezcla a los integrantes de 2 Minutos con una persona conservadora y volcada hacia los preceptos religiosos, el resultado no va a ser muy bueno. Evidentemente ese detalle no fue tenido en cuenta en agosto de 2009, cuando el legendario grupo punk emprendió un viaje a Salta en una combi conducida por un chofer que reprobaba todos sus comportamientos.

El grupo tenía que presentarse en el Rock Salta 2009, un festival organizado por este mismo medio. Era una iniciativa que intentaba unir estilos. Por eso se había convocado a bandas de distintos palos. Además de los 2 Minutos, esa noche tocaron Los Gardelitos y Oconnor.

El festival se realizó el domingo 2 de agosto de 2009 en La Estación Mega Disco. 2 Minutos llegó y tocó sin problemas, pero los músicos debieron atravesar una odisea rutera para lograrlo.

“El productor no quiso pagar la combi con la que viajamos siempre. En esa combi ya sabemos cómo acomodar las cosas, el chofer nos conoce. No es una banda fácil para llevar y era un viaje largo. Había un solo chofer, encima. Cuando estábamos subiendo para salir uno me dice: ‘Mirá la puerta, mirá la puerta’, y la puerta tenía un cartel que decía: ‘Jesús, en ti confío’. Y de ahí para adelante imaginate las cosas”, decía Pablo Blisky Velmondo, guitarrista del grupo, en los camarines improvisados de La Mega.

Durante el viaje, el chofer empezó a retarlos como si estuviera llevando a un grupo de escolapios en pleno viaje de egresados. Pablo continuaba el relato y recordaba que el hombre les decía cosas como “No me fumen”.

“’No me hagan esto ni lo otro’. Bueno, está bien. ‘¿No querés que fumemos?’. Porque ya ni cigarros nos dejaba fumar. ‘Bueno, paremos a fumar cigarros cuando tengamos ganas. Jodete, porque vas a parar cada quince minutos’. Y nos jodíamos nosotros también -decía Pablo-. Y se hacía el ortiva y venía y decía (hace como que habla por teléfono): ‘¡Se están matando con la blanca! Están chupando mucho’. Entonces le digo: ‘Pero, ¿qué problema tenés? ¿qué te importa lo que yo hago?’. Yo soy siempre el bocón, el pelotudo. Una la emboco, las otras diez bardeo al pedo. Esta vez iba tranquilo atrás y el chabón cada vez que hablaba decía (otra vez el teléfono): ‘¡Se están matando con la blanca!’ y en una se me salió la cadena y le digo ‘Pero, escuchame una cosa: vos sós un prejuicioso de la concha de tu madre, boludo’.

La combi atravesaba la ruta. Era invierno y ya estaba de noche. Pero los 2 Minutos estaban muy calientes. “Es verdad, es verdad…”, acotaba el Mosca, cantante del grupo, al lado de Pablo, que no paraba de hablar frente al grabador del periodista de Rock Salta: “Nos decía: ‘No, yo laburé con bandas de rock’, y no sé qué. ‘¿Y con quién laburaste?’, ‘Con El Bordo’, nos dice. Con El Bordo… ¡qué querés, boludo! Entonces le dije: ‘La concha de tu madre loco, bajá las cosas’, y ahí medio que nos tomó el tiempo como diciendo ‘Estos qué se van a quedar acá’. Canchereaba. Y nos bajamos y le dijimos: ‘Andate a tu casa porque te vamos a cagar a trompadas y te vamos a romper todo’. Era eso o cagarlo a trompadas. Eso fue en Santa Fe. Imaginate si seguíamos viaje”.

Foto: Facebook 2 Minutos

La banda se bajó en la ruta en plena madrugada, cerca de una estación de servicio cerrada a unos kilómetros de Rafaela, en Santa Fe. Los músicos estaban decididos: con ese chofer no iban a seguir viaje.

“Hacía un frío de la concha de la lora y andábamos con todos los equipos en el medio de la nada. Pero manteníamos nuestro orgullo -seguía Pablo-. ‘Gil, vos no me vas a maltratar porque no me estás haciendo ningún favor’, le dije. ‘Vos no me estás haciendo ningún favor, la concha tuya y de Cristo’. Así que hicimos ahí un pequeño fueguito. Entramos a arrancar los palos de madera que tienen las estaciones. En un camping del Automóvil Club. Los entramos a sacar a los troncos, hicimos un fuego hasta acá (se señala el pecho) y nos quedamos ahí hasta la mañana, pasadas las diez”.

Pero la cosa no quedó ahí. El chofer volvió a buscarlos. Pablo seguía: “Se ve que venía pensando ‘Estos se cagaron de frío, van a venir tranquilitos todos’. Cuando llega con la combi estábamos bailando entre nosotros, cagándonos a palos. Vino y dijo ‘Ehhh pero bueno, basta de no se qué’… ‘Tomatelás, hermano. Andate a tu casa porque si no te vamos a romper toda la combi y la cabeza’”.

A un costado, el Mosca escuchaba y seguía asintiendo. No tenía mucho más para acotar porque Pablo relataba hasta los mínimos detalles. Sólo aprovechó para decir algo breve pero contundente como las propias canciones de la banda: “Creo que fue la determinación más suicida de 2 Minutos”.

2 Minutos en el festival Rock Salta 2009 (YouTube: Antonio Herrera)

Seguí leyendo

Raros peinados nuevos

Diego Maita L.

Luca vuelve a Italia convertido en mito

Federico Anzardi

Palpitando los quince

Santiago Castellanos