Coberturas

Rock Salta 2011

Durante diez maratónicas horas, pasó el festival Rock Salta 2011. La apuesta fue fuerte: que 14 bandas del NOA se unan en un solo escenario y en el mismo día. Un gran esfuerzo desde todos lados.

Estamos bien

violeta gil Fotos: Violeta Gil – [email protected]

Y pisando los últimos días del año, el festival Rock Salta 2011 transcurrió en una extensa jornada llena de música, artistas y gente con intenciones de pasar una buena tarde/velada. La idea ya se sabía con anterioridad: unir al rock con bandas referentes de las distintas provincias que vienen a resumir al NOA. Del total de grupos de la grilla, sólo cuatro jugaron de visitante construyendo así un lazo primario con los salteños. Por un lado, los muchachos de La Maza (Catamarca) y Avemanthra (Santiago Del Estero); que tocaron por primera vez en nuestra ciudad. Por el otro, Karma Sudaca (Tucumán) y Gallega (Jujuy), que ya anduvieron por suelo salteño en oportunidades anteriores.

Las diez bandas salteñas restantes las podemos clasificar básicamente en dos bandos: las (relativamente) nuevas y las experimentadas: Bort, La Vaca Vuela, Kratos (que tiene sus años pero está volviendo de a poco y con cambios en la formación) y Dominó vendrían a integrar la primera agrupación. LaForma, CalmaNiño, Gardenia, Gauchos de Acero, Santuario y Esencial serían los más experimentados en la escena local, contando con sus buenos años (en algunos casos) o simplemente con mucha experiencia vivida.
Cada banda contó con treinta minutos para tocar, sin importar el orden de la grilla, por lo que todos los shows incluyeron seis u ocho temas cada uno. Arrancando a las 19, el festival dio inicio con Bort, la banda ganadora del Concurso Regional de Bandas. “La verdad que es muy bueno empezar a meterse en este ambiente, a tocar con todas las bandas grosas de acá”, expresaron. Con público propio dieron los primeros acordes con un sonido no del todo estable por problemas técnicos que llegaron “a ilustrar el siguiente tema”, que fue “Qué cagada”, el mismo con el que participaron del concurso.
 
bort
Los días venían lluviosos y con calores fuertes por las tardes pero el conjuro cielo nublado + lluvioso decidió abandonar al jueves 29 otorgándole el protagonismo al calor, que con el primer show en marcha, se empezó a hacer insoportable dentro del predio cerrado de Express Arte. Entonces, la idea de darle a la gente una pulsera para que entre y salga del lugar, fue un golazo.
Al finalizar Bort, el ritmo sobre el escenario sería igual después de cada show con un ida y vuelta de instrumentos y plomos cambiando cables por todos lados. Dominó, el segundo grupo de la grilla, subió a tocar a las 19:40, esta vez con el inconveniente del bajo volumen de la voz, problema que se solucionó tras los primeros tres temas. De todas maneras el power de la banda se pudo sentir y se partió por un agradecimiento a la generación de espacios para bandas: “Qué bueno que exista gente que confíe en la movida regional”, dijo Hernán Bass desde el escenario, haciendo hincapié en la falta de apoyo que muchos músicos del NOA sufren al momento de apostar por cosas serias.     
    
El segmento reggae de la noche, el único de todo el festival, llegó con La Vaca Vuela tocando con buen acompañamiento desde el público. “Vinimos a poner buena onda nomás”, dicen desde escena y con una formación variada: se incorporó en el bajo a Beto De La Fuente, que habló para mandarle “un saludo al gran Mr. Royers, haciendo referencia a su actual banda donde se desempeña como el guitar hero de los niños. Con buenos momentos de trompetas y reggae clásico, la banda terminó su set con “Tranquiatar” y se despidió hasta la segunda edición del Tilcara One Love.  
El cambio a continuación llegó de la mano del rocanrol barrial expresado en los renovados Esencial. Después de un parate de dos años aproximadamente, regresaron a tocar en vivo con un show bastante movido que tuvo su punto máximo en “Razones”, tema dedicado a los chicos de Cromañon tras haberse cumplido siete años de la tragedia el 30 de diciembre de 2004. Desde abajo, mezclado en el público, Salchi, de Perro Ciego, observó y aplaudió a la banda con la cual supieron llevar la delantera del rocanrol en el NOA años atrás. “No tiene precio volver a sentir el cagazo de tocar. El primer tema me costó muchísimo porque hasta me olvidé la letra”, comentó Miguel Petito, cantante de la banda, al bajarse del escenario. “Ahora a esperar por la fecha propia que vamos a hacer en febrero”, agregó.
 
|esencial
 
Los quintos en subir fueron los integrantes de La Maza, sonando bien potentes y armando pogo en la gente que se dedicó a escuchar a esta banda nueva en Salta, que repartió seis canciones del rock catamarqueño, recorriendo su primer disco y preparándose para un verano con fechas en el interior de su provincia; la primera cuota de banda invitada. Luego llegó el turno del power trío Kratos, armando un gran clima entre sus seguidores y los que aún no los conocían, con temas del primer disco y anticipando lo que viene, cuando se encierren a grabar el nuevo material en la primera semana de enero. “La gente estuvo re puesta, hubo mucha adrenalina ahí en el escenario; por ahí la banda es el reflejo del power de la gente: lo que es Kratos arriba es por la gente abajo”, dijo Aleta Castillo, cantante y guitarrista del trío, al bajarse de tocar un show que concluyó con “Agua viva”.

Jujuy se hizo presente con otro trío: Gallega, que vino a Salta para tocar por tercera vez en el 2011 y pensando en seguir viniendo las veces que hagan falta para continuar estableciendo una unión con el público salteño. “La gente se portó de diez, eso nos hace laburar más con más energía”, comentó después del concierto Juan Acosta, cantante del trío. Ellos también hicieron referencia a la necesidad de espacios en común para artistas locales y llamaron la atención a la manera de hacer las cosas en otras provincias: “Esto está increíble, no lo tenemos ni en Jujuy ni en Tucumán”. Hasta se llegó a convocar al carnaval jujeño en medio de la noche para seguir con el buen show. Ya eran las 23:20 y a esa altura de la jornada los sets iban pareciendo cada vez más cortos, ya que la gente iba aumentando en capacidad y en agite.

De nuevo en bandas locales, LaForma fue la octava en subir a tocar volviendo al reencuentro con los festivales (estuvieron casi todo el último trimestre del año sin presentarse en vivo pero componiendo nuevas canciones). Mucho pogo y actitud arriba y abajo, con grandes momentos en “El despojao”, “Sueños exiliados”, “Ácido fórmico” y “Arpay”, tema nuevo interpretado ya dos veces en vivo y con buena respuesta de la gente.
Al bajarse de tocar, a modo de conclusión, Horacio Ligoule aclaró que “lo mejor del show fue el agite de la noche, nos encantó la comunicación, el ida y vuelta entre la gente y nosotros”.

Avemanthra llegó a demostrar  por qué son considerados como una de las bandas referentes de Santiago Del Estero invocando al pogo heavy en un público que empezó sentado y observante. El baterista se llevó los aplausos y Sandro Ulla, guitarrista del combo, se mostró agradecido y tiró el ancla para tratar de volver: “Esperemos que se dé. Mientras, nos vamos a dedicar a tocar por el interior de Santiago, en Tucumán y en Córdoba”.

 
Las siguientes cuatro bandas en subir a tocar ya participaron del primer Compilado Rock Salta y tienen bastante aceptación de la gente: Gardenia, con un set relativamente corto (cinco canciones pero extensas), donde tocaron temas nuevos sucesores de  UMMO, aportando un clima más relajado en el festival con gente sentada y disfrutando de la música. Y nuevamente se hizo referencia a la conjugación de grupos, esta vez por Iván Luis, voz y guitarra de la banda: “Está buena la mezcla de muchos estilos, ese es el chiste de estas cosas”.
 
gardenia
 
Los Gauchos De Acero subieron a tocar a las 2 de la mañana con bastante público, dando un show corto pero muy al palo. Incluyeron un popurrí de Pantera (celebrado por los fanáticos) más la primera invitación sobre escena de la noche: Paula Zenzano de Santuario en coros para “Lucha criolla”. El final del set con “Salamanca” demostró a unos gauchitos súper afilados al momento de tocar en vivo con un gran punto final.
 
Luego, CalmaNiño se apoderó del escenario con el tradicional maquillaje más la nueva indumentaria incorporada en los últimos shows de la banda. El arranque fallido con “El payaso” (interrumpieron la mitad del tema por problemas técnicos de sonido y pasaron a tocar otro tema directamente) no los afectó en nada, y supieron mostrarse sólidos tocando “Anarco boggie”, un tema incluido en Grotesco, su nuevo disco.
 
calmaniño
 
Pasando las tres de la mañana, el festival iba transcurriendo sus últimos shows y la gente amenizaba el calor del encierro saliendo a tomar aire fuera del recinto después de cada presentación. Pasadas doce bandas, se necesitaba un respiro en medio de tanta actividad: sólo faltaban el show de Santuario y el cierre con los tucumanos de Karma Sudaca.
 
“Cruzando la marea” fue el clásico elegido por los representantes del heavy metal de la capital salteña para dar inicio al show que también contó con adelanto de tema a incluirse en nuevo disco con “Pulsos del mundo”. “Santuario está por ustedes”, dice un Firu emocionado desde arriba mientras agradecía la “buena onda del festival” y felicitaba por el nuevo año antes de bajarse del escenario. El 2012 los encontrará a mediados de marzo con el segundo disco ya bajo el brazo.
El cierre de la jornada maratónica de rock norteño del bueno estuvo a cargo de Karma Sudaca, el cuarteto tucumano que subió a tocar a las cuatro de la mañana para hacer la única excepción de todo el festival: se extendieron hasta las cinco interpretando once temas que distribuían canciones tanto de su primer y segundo disco. “Regalamos un disco al que mejor zapatee”, dice Tony Molteny en el medio de “Furia calchaquí”, penúltimo tema de la noche. “¿Al de rojo o al de negro?… ¡Creo que el de rojo ganó!”, exclamó el cantante antes de bajarse corriendo del escenario a buscar el premio y entregarlo con sus propias manos, todo mientras la banda seguía sonando.
 
karma sudaca
 
“Ahora vamos a hacer una de Charly (García, claro) a modo de bonus track, un clásico dentro del rock argentino”, expresó mientras convocaba a todas las bandas que tocaron a subirse a escenario. Curiosamente, sólo subieron Emilio Jorge de Gauchos De Acero y Fernando Gatto de Santuario para entonar “De mí”, que sirvió de conclusión al último show del festival, que cerró la idea de regionalizar al rock del NOA (“no te olvides de mí”).De a poco se va ir logrando; como me dijo Juan, de Gallega: “Esto es un lindo muro que va teniendo sus pequeños ladrillos que lo solidifican”.
 
El festival sólo fue eso, un ladrillito más en este enorme muro que tiene que recibir el aporte de varias personas: “que el año que viene esto se repita, sea que lo haga Rock Salta o que lo haga cualquiera, no importa, se tiene que hacer de vuelta”, se dijo desde arriba. Ojalá escuchemos.
 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Seguí leyendo

El Barco del Abuelo

Redacción

Nito Mestre

Redacción

Ganate entradas

Redacción