Foto: prensa Sony Music
Archivo

“Soy Spinetta, ¿querés venir a tocar conmigo?”

Marcelo Torres, ex bajista de Los Socios del Desierto, relató su ingreso al mítico trío que lideró el Flaco.

En 1994, el bajista Marcelo Torres recibió uno de los llamados más importantes de su vida. Del otro lado del teléfono estaba Luis Alberto Spinetta.

– Hola Luis, ¿qué tal?
– Hola Marcelo, ¿querés a venir a tocar conmigo un rato?
– Sí, ¿cuándo?
– Y ahora.

El llamado no había sido casual. El Flaco estaba en pleno armado de su nuevo proyecto musical, un trío con el que iba a regresar a un sonido crudo, más rockero.

“Todo el tiempo estamos tomando decisiones. Demorar una respuesta es una decisión. Yo no dudé un instante. Y quizás si le hubiera dicho ‘no, mañana’, no hubiera existido dentro de ese proyecto, porque en la música, en varias cosas, un llamado a veces es para resolver un problema, un impulso que vos tenés que saber decodificar. Así que yo respondí al cien por cien, agarré mi bajo y me fui”, le contó Torres a la revista Rock Salta.

Torres se reunió con Spinetta y el baterista DanielTuertoWirzt. La química entre ellos funcionó inmediatamente. “El grupo salió andando. Fue tremendo cómo conectamos musicalmente. Luis tocaba, hacía una vueltita del tema y a la segunda vuelta salíamos tocando”, recordaba Torres.

Los tres formaron Los Socios del Desierto, la última banda que lideró el Flaco. Debutaron el 18 de noviembre de 1994 en el velódromo de la ciudad de Buenos Aires. Algunas de las canciones que se escucharon por primera vez esa noche fueron “Espejo en una sombra”, “Cuenta en el sol”, “La orilla infinita”, “Bosnia”, “Las olas”, “Se convirtió en la noche” y “La luz te fue”. “Hacía mucho tiempo que no hacía un rock y ahora hice uno”, dijo el Flaco antes de estrenar “Cheques”, que fue aceptada inmediatamente por el público.

Spinetta otra vez, hacía rock furioso, ése que le reclamaban desde mediados de los 70. Durante 1995, Los Socios del Desierto se afianzaron como grupo con shows en Bariloche, Córdoba, Chile y Buenos Aires. Entre agosto y noviembre de ese año la banda completó la grabación de las canciones destinadas a formar parte del disco debut, que era mucho más que una simple acumulación de temas rockeros con buenos riffs. Con la grabación terminada y la mística a su favor, Spinetta se sintió cómodo para empezar a negociar con las discográficas para editar el álbum. Pero las empresas no respondieron como esperaba. Se negaban a pagar el dinero que demandaba para entregar los másters. De esa manera, la aparición del disco se fue dilatando.

El disco doble Spinetta y Los Socios del Desierto recién apareció en abril de 1997 a través de Sony Music. El disco empezaba con “Cheques”, que consiguió una buena difusión. Como había sucedido con “Seguir viviendo sin tu amor”, en 1991, Spinetta sonaba otra vez en las radios.

Leé la nota original con la historia de Spinetta y Los Socios del Desierto en el número 27 de la revista Rock Salta.

Seguí leyendo

Un año sin el Flaco

Federico Anzardi

Malón gira por el NOA

Santiago Castellanos

Regresa Arbolito

Redacción